15 jun. 2024

Sobrepesca y contaminación amenazan con extinguir al tiburón marrajo

Sobrepesca y contaminación son las dos principales amenazas para el Isurus oxyrrinchus, más conocido como tiburón marrajo o tiburón mako, cuya población se redujo tanto que podría extinguirse a corto plazo, señalaron a EFE diversos especialistas.

tiburón marrajo.jpg

Sobrepesca y contaminación son las dos principales amenazas para el tiburón marrajo.

Foto: nationalgeographic.es.

De hecho, según los análisis de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el marrajo es ya una especie en peligro de extinción a nivel mundial, después de que la sobrepesca haya reducido en un 60% su población en el Atlántico norte y puesto en peligro crítico de extinción en el caso del Mediterráneo.

Se trata de la especie más rápida entre los tiburones –puede alcanzar los 70 kilómetros por hora– y emplea su dorso azul marino y su vientre plateado para camuflarse con la superficie o el fondo marino, ha indicado Paco Pinto, monitor y conservador ambiental en el Museo Alborania Aula del Mar de Málaga y autor de varios libros sobre los escualos.

Sin embargo, estas habilidades no le sirven ante la pesca de palangre, la principal amenaza para esta y otras especies pelágicas, las que viven en aguas abiertas, donde puede ser capturado a pesar de que esté protegido por ley en algunas partes del mundo.

Este tipo de pesca “consiste en una línea sedal que se tira en la superficie o bajo la superficie con numerosos anzuelos”, explica el biólogo marino del Instituto de Ciencias del Mar-CSIC y director científico y cofundador de la asociación Catsharks, Claudio Barría.

El marrajo “siente dolor, y además daño físico” al clavarse estos anzuelos que “permanecen en su cuerpo incluso cuando el animal es devuelto al mar”, añade.

Su especie es “intensamente pescada a nivel global, por su interés comercial en la carne y las aletas”, corrobora el biólogo marino y miembro de la asociación Ecología azul, Gonzalo Mucientes.

Lea más: El gran tiburón blanco pudo contribuir a la extinción del megalodón

En ese sentido, Pinto ha denunciado que la práctica de cortar sus aletas, conocida como “finning”, está “muy extendida porque le sacan beneficios”, pero los ejemplares “acaban muriendo por pérdida de sangre” aunque sean devueltos al agua.

No obstante, la sobrepesca no es el único riesgo para la supervivencia del marrajo ya que, al igual que otras especies marinas, se enfrenta al desafío de la contaminación.

En el caso de los plásticos, “los puede ingerir, confundiéndolos con presas” y también puede “portar restos sobre su cuerpo, lo que entre otros problemas le produce abrasiones”, ha precisado Mucientes, quien además ha subrayado que la contaminación puede ser más insidiosa y llevar a “bioacumular metales pesados tóxicos” como el mercurio en el interior de su cuerpo.

Pinto certifica que el plástico está presente además “en muchas de las presas que el marrajo llega a consumir”, como las sardinas u otros peces y cefalópodos, por lo que el peligro de ingerirlo es doble.

Todos los especialistas consultados por EFE reiteran que, a pesar de la fama de peligroso que arrastra, el tiburón por sus características físicas es “poco común” que se muestre agresivo con las personas y, de hecho, según los datos del Archivo Internacional de Ataques de Tiburón de Florida (EEUU), los ataques de tiburón no provocados –los directos y sin razón aparente– al ser humano en 2021 fueron 73 en total.

El tiburón blanco, el tigre o el toro, y, en menos ocasiones, el marrajo o el martillo, son según las estadísticas, los protagonistas de estos ataques.

Por el contrario, “el ser humano mata cada año cien millones de tiburones en todo el mundo”, ha subrayado Pinto.

Implantar medidas de gestión pesquera como limitaciones espacio-temporales en la pesca y TACs (capturas totales admisibles), dedicar fondos a un estudio más completo de las especies y proteger mejor su hábitat luchando contra la contaminación son los ejes de actuación que según estos expertos deberían aplicarse para garantizar el futuro de los tiburones.

Más contenido de esta sección
Las aves planeadoras, como las águilas, los halcones o incluso los buitres, aprovechan las corrientes de aire ascendentes para planear y mantenerse en el aire sin apenas batir las alas. Ahora, un equipo de científicos descubrió que estas aves también utilizan los pulmones para mejorar la mecánica del vuelo.
Una elefanta dio a luz a gemelos de distinto sexo en Tailandia, un fenómeno poco habitual entre estos animales que ha generado un gran interés por las pequeñas crías en un centro de paquidermos en la provincia de Ayuthaya.
El fósil de un joven dinosaurio Tiranousario Rex (T-Rex) descubierto por tres niños en Dakota del Norte (EEUU) en 2022 puede permitir a los científicos responder preguntas claves sobre este dinosaurio, como cuándo y porqué se convirtió en una especie de enormes proporciones, señaló el científico encargado de recuperar sus restos.
Una veintena de ballenas piloto aparecieron varadas este viernes cerca de una playa del municipio de Río do Fogo, en el noreste de Brasil, y se ha montado una operación para intentar devolverlas al mar, en un episodio considerado “atípico” para la región.
Ambientalistas de la Itaipú Binacional avistaron a un ejemplar juvenil macho del pájaro campana y los deleitó con su extraordinario canto, que quedó registrado en un video compartido por la hidroeléctrica.
Un taguato común, conocido como el ejemplar rupornis magnirostris, fue rescatado por bomberos voluntarios de Ñemby. El ave se habría lastimado el ala con una trampa al intentar cazar una presa.