25 feb. 2024

Sin inversión pública en clima, costos serán inconmensurables

Los estudios vienen anunciando desde hace años la llegada del fenómeno climático de El Niño en 2023 y su continuidad hasta 2024. Este anuncio también fue acompañado de una alerta sobre un importante aumento de la probabilidad de que sea particularmente fuerte. A pesar de todos los anuncios, Paraguay sigue sin prepararse, por lo que ya se sienten las consecuencias económicas e inclusive en las muertes de varias personas en las últimas semanas. Sin mitigación y adaptación a la crisis climática, aumentarán las pérdidas humanas y económicas, y los costos terminarán siendo abismalmente más altos que la inversión pública ahorrada.

La llegada de El Niño se produce en contrapartida a La Niña, cuando el océano Pacífico presenta una franja de agua fría frente a las costas de América del Sur. El Niño surge con franjas de aguas cálidas, por lo que puede contribuir a elevar la temperatura global por encima de 1,5 grados centígrados, el umbral de calentamiento del Acuerdo de París, causando sequías significativas en algunos lugares y aumentando las precipitaciones extremas en otros.

Para América Latina se espera el segundo escenario caracterizado por la intensificación de las lluvias y tormentas eléctricas, lo que aumenta el riesgo de inundaciones, caídas de rayos, granizo, vientos fuertes y tornados.

Los cambios en las precipitaciones y la temperatura pueden afectar significativamente la productividad agrícola. Esto puede provocar escasez de alimentos, aumento de los precios y problemas económicos, especialmente en países que dependen en gran medida de esta actividad.

También puede haber implicaciones para la salud. El aumento de las precipitaciones en ciertas regiones puede crear caldos de cultivo para los mosquitos, lo que ocasionaría brotes de enfermedades transmitidas por mosquitos, como la malaria, el dengue y el virus del zika.

Varios estudios anticiparon las millonarias pérdidas económicas que generaría el fenómeno climático de El Niño, de ahí la importancia de anticiparse y prevenir, lo que en términos financieros sería bastante menos costoso que no tomar medidas oportunamente.

Todas estas predicciones se están cumpliendo en el caso de Paraguay, agudizándose una crisis económica que afecta a la mayoría de los hogares paraguayos. La persistente caída de los ingresos laborales —que ya eran relativamente bajos—, el aumento de los precios de los alimentos, la pérdida de cultivos y de activos debido a las fuertes sequías, tormentas e inundaciones ya son producto en parte primero de La Niña y en estos meses de El Niño.

A pesar de que los estudios ya nos señalaban años antes la llegada de esos fenómenos, Paraguay no solo no tomó las medidas precautorias para mitigar y adaptarse, sino que sus propias autoridades y una parte de las élites económicas se dedicaron a negar la presencia de estos fenómenos agudizados tremendamente por el cambio climático.

En este mismo momento se está llevando a cabo la Cumbre Mundial sobre Acción Climática COP28 en Dubái con la presencia de autoridades paraguayas, incluyendo el presidente. La información proveniente de la participación oficial es contradictoria, ya que, por un lado, hay negación y tráfico de influencia por parte de sectores económicos privados, y, por otro lado, hay discursos oficiales rimbombantes, pero también negativas a firmar acuerdos mundiales para que nuestro país contribuya a las soluciones globales.

Estas soluciones no solo son parte de un acuerdo global, sino que le beneficiarán a Paraguay con la entrada a mercados de altos estándares de calidad que incluyen criterios ambientales. Sin embargo, al parecer, la opción es continuar exportando a mercados de baja calidad y precios por no cooperar con una transición climática justa para la población paraguaya y el mundo, beneficiando la mediocridad de un sector privado que prefiere dirigir su producción a mercados de baja calidad.

Este posicionamiento tiene como resultado la ausencia de políticas estructurales que enfrenten las consecuencias de fenómenos climáticos como El Niño y que estas sean sufridas por la población que no tiene instrumentos para mitigar ni mucho menos adaptarse. Estas consecuencias llegan incluso a la muerte. Solo en noviembre vimos morir a dos personas en raudales, así como a niños por tormentas y rayos. ¿Cuántas muertes y pérdidas económicas más deberemos esperar a que el Gobierno acepte la existencia de estos problemas y gobierne para una mayoría?

Más contenido de esta sección
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.
Cada día se suceden los hechos delictivos que impactan en la ciudadanía, hasta el punto de que estos eventos prácticamente están normalizados. La violencia urbana afecta a las personas en las paradas del transporte público, en las calles y en los espacios públicos, mientras las autoridades del país continúan sin ofrecer respuestas, salvo alguna estadística surrealista. La inseguridad se suma de esta manera a la lista de deudas del Estado paraguayo, que tampoco ofrece a la población educación de calidad, salud pública, empleo digno ni servicios eficientes.
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.