Arte y Espectáculos

Senderos del Movimiento apuesta a cambiar vidas a través del arte

Tras una década de haberse iniciado, el programa Senderos del Movimiento sigue formando a niños y jóvenes mediante la expresión artística corporal, apuntando al cambio personal y social.

El programa social, educativo, artístico y cultural Senderos del Movimiento apunta a contribuir al desarrollo de niños y jóvenes a través del arte, en especial del movimiento corporal creativo.

Así lo afirma su impulsora y coordinadora, Graciela Meza, quien explica que este año el programa brinda talleres de movimiento y creatividad a niños y jóvenes de la escuela República de Bolivia y el centro educativo-cultural Oratorio San Luis Gonzaga, ambos de Asunción; el Centro Cultural Melodía de Villa Hayes; y de la Fundación Sagrada Familia, en Santa Rosa, Misiones.

El proyecto social se desarrolla a través de clases-talleres dos veces a la semana, que se iniciaron en abril pasado y se extienden hasta noviembre próximo.

VALOR. Este tipo de programas, según Meza, busca la transformación personal y social de niños y jóvenes a través del arte, y está inspirada en varias corrientes educativas.

“Se trata de una iniciativa que yo tenía como materia pendiente a través de la cual tengo el deseo de brindar y compartir la experiencia y enseñanza de vida que tuve a través de la danza”, explica Graciela Meza, impulsora del programa social y artístico.

“Tuve la oportunidad de conocer algunos programas similares en otros países, y también otras iniciativas en Paraguay, desde otras disciplinas artísticas. Sin duda, el aprendizaje de técnicas orientadas al arte y que propician la búsqueda de uno mismo a través del proceso creativo, la expresión –en este caso a través del cuerpo– contribuyen al conocimiento propio, a la autoestima, al trabajo en grupo, a la solidaridad, a la disciplina y al goce sano”, explica la responsable del programa.

PROPUESTA. El proyecto Senderos del Movimiento se orienta en especial a sectores de jóvenes con escasos recursos y oportunidades.

En los talleres gratuitos participan niños y adolescentes de 8 a 16 años, y las presentaciones públicas son siempre de acceso libre al público.

Esta iniciativa tuvo su origen hace una década bajo la conducción de Graciela Meza, mientras que la coordinación artística-pedagógica está a cargo de Norma Santacruz. Ambas son profesionales de la danza.

El plantel docente lo componen profesionales con experiencia en la escena y conocimiento en la creación artística, y con sensibilidad a las necesidades y diferencias de las personas. Ellos son Gabriel Ríos, Aramí Cañete, Carlos Fosatti y Fabio Chamorro.

El programa brinda espacios de aprendizaje a través de herramientas artístico-creativas que estimulan las potencialidades del cuerpo humano como instrumento de disfrute estético, de expresión individual y de afirmación social, y con ello ayuda a contribuir a una actitud positiva hacia los demás y su entorno, según explica Meza.

Desde Senderos del Movimiento, que también cuenta con el apoyo de voluntarios, tienen la satisfacción de haber contribuido a cambiar vidas, como lo testimonian los participantes desde hace diez años.

“Algunos de los participantes del programa hoy son profesionales en danza, además de otras personas que actualmente están insertadas positivamente en la sociedad. Para todos, Senderos fue un punto de inflexión en sus vidas”, comparte Meza.

INICIOS. El programa Senderos del Movimiento se implementó en 2008 y 2009 como proyecto piloto en dos localidades del país, Don Bosco Róga, en Asunción, y el Centro Cultural Melodía, en Villa Hayes. Durante su implementación, 72 niños y jóvenes fueron beneficiados.

Tras un periodo de pausa, el programa se reanudó y se implementó con un grupo de 20 jóvenes en la Escuela República de Bolivia, del barrio Ycua-Saty de Asunción.

En el 2018, Senderos llegó, además de la Escuela República de Bolivia, a niños y jóvenes del centro educativo-cultural Oratorio San Luis Gonzaga, de la comunidad salesiana, ubicado en barrio Sajonia.

Dejá tu comentario