Economía

Seguirá tortura por cortes de agua y luz por poca inversión

 

La Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) y la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) necesitan invertir al menos USD 5.000 millones en los próximos 10 años para mejorar el lamentable servicio que hoy ofrecen a sus usuarios.

Sin embargo, las empresas estatales no invertirán ni la mitad de este monto en los próximos cinco años, según confirmaron voceros de ambas entidades. Esto significa que los cortes de agua y luz seguirán en la rutina diaria de la ciudadanía.

En una crítica situación se encuentra la Essap, que requiere de una inversión de USD 3.000 millones para mejorar sus servicios y ampliar la cobertura de agua potable en el país, según manifestó el presidente de la aguatera, Natalicio Chase.

Sin embargo, la aguatera ya no cuenta con recursos para inversiones, admitió Chase, situación que se viene soportando desde hace una década. Actualmente, la aguatera opera a duras penas, en su mayor parte con los viejos sistemas de la extinta Corposana, lo que se evidenció con la falta de agua que se dio hace semanas y afectó durante 4 días a varios barrios de la capital.

Por la incapacidad de la Essap, el funcionario manifestó que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) debe encarar a partir de ahora las obras de agua potable, tanto de distribución (cañerías), plantas de tratamiento e incluso las infraestructuras cloacales.

El titular de la Essap también señaló que en los próximos cinco años la aguatera estatal prevé una inversión de solo USD 30 millones para mejorar el servicio de agua potable –concretamente en Asunción– y no hay proyecciones para que la aguatera pueda seguir creciendo.

Asimismo, la empresa invertirá USD 170 millones en obras cloacales para Luque y Mariano Roque Alonso con la figura del fideicomiso, justamente por la falta de recursos.

ANDE PREVÉ MÁS INVERSIONES. En el caso de la ANDE, la entidad requiere de una apuesta de USD 2.000 millones en 10 años y la empresa estatal proyecta inversiones por USD 534 millones en los próximos cinco años, con créditos de CAF, según manifestó Francisco Escudero Scavone, director de Planificación de la empresa.

INFO.jpg

Señaló que estas inversiones mejorarán el servicio, pero que se requiere invertir al menos otros USD 500 millones más en el periodo mencionado para que el servicio sea “excelente”. Vale señalar que, en los últimos años, la empresa estatal venía invirtiendo un máximo de USD 50 millones al año para mejorar la distribución de electricidad y hoy se espera llegar a al menos USD 100 millones al año, resalta el funcionario.

“No es la totalidad de las inversiones que se necesitan. Esperamos invertir unos USD 100 millones por año como mínimo para los próximos 5 años. Ahí no entra lo que la ANDE hace con recursos propios, es solo lo que tiene financiación externa”, manifestó.

EN ESTADO CRÍTICO. Essap debe invertir USD 3.000 millones, pero no cuenta con recursos. f


FALTAN RECURSOS. ANDE invertirá USD 534 millones en cinco años, pero no serán suficientes.


“El servicio de agua potable no es de calidad”

Si bien el MOPC, Senasa y Essap avanzaron con la cobertura y calidad de los servicios de agua potable, estos esfuerzos no acompañaron el crecimiento poblacional de las urbanizaciones, señaló la ingeniera Claudia Crossa, experta en proyectos de agua y saneamiento.

Según la profesional, “hoy la cobertura de agua potable llega al 76% de la población, pero el servicio no es de calidad”.

Siguió: “La cobertura de agua potable sigue creciendo a velocidades que no son suficientes para llegar a los objetivos de desarrollo sostenible. Esto agrava el hecho de que las fuentes están cada vez más afectadas por las actividades humanas, los acuíferos están sobreexplotados, la falta de alcantarillado los expone a la contaminación, y los ríos son auténticos vertederos a cielo abierto, donde se pretende que la solución a la polución sea meramente la dilución”, expresó.

Dijo que a esto se suma un gran problema de gobernanza, donde las instituciones a cargo de la rectoría y regulación sectorial necesitan fortalecerse y tomar el liderazgo para llevar a cabo el plan nacional de agua potable y saneamiento en conjunto.

Crossa además señaló que la Essap debe invertir en mejorar sus redes para evitar la pérdida de agua.

El MOPC invertirá USD 200 millones en agua potable

El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) invertirá USD 200 millones para la construcción de una planta de tratamiento de agua potable, redes de agua y centros de distribución para las localidades de Ciudad del Este y Presidente Franco.

Se trata de una de las obras que financiará la cartera con un préstamo de la Agencia de Cooperación Japonesa (JICA) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), según informó el ingeniero Hugo Ruiz, titular de la Dirección de Agua Potable y Saneamiento (Dapsan) de la cartera. Este plan que encara la institución se entregará a la Essap para su operación una vez que culminen las obras. El proyecto contempla la instalación de una planta de tratamiento de afluentes en el área 2 de Ciudad del Este, para evitar que residuos cloacales sean arrojados al río Paraná.

En Alto Paraná se asientan más de 200 microoperadores de suministro de agua, algunos son privados (aguaterías), otros son administrados por juntas de saneamiento y con este proyecto se prevé crear un solo operador. Actualmente la Essap y la Itaipú tienen sus respectivas plantas de tratamiento de agua en torno al Lago de la República, de donde se proveen de agua.

“Se deben sustituir los cables”

Fabián Cáceres, ex gerente técnico de la ANDE, señaló que el 70% de los cortes en el servicio de electricidad se deben a los cables desnudos sin protección y que el reemplazo de los mismos mejorará el servicio notablemente.

“El 70% del problema de los cortes, por los vientos principalmente, son los cables desnudos que en contacto con cualquier rama o cualquier objeto extraño hace que las subestáticas se desconecten y dejen a cientos o miles de usuarios sin energía. Eso se va a resolver el día en que se decida sustituir esos cables desnudos por cables protegidos, y eso llevaría tres años para completar”, expresó.

Por otro lado, el profesional enfatizó que la implementación de tecnología para el monitoreo de la distribución debe ser impostergable.

“Falta un sistema de gestión informatizada. Con esos sistemas se tendrá un mejor control del consumo de todos los clientes y si los transformadores de distribución están en condiciones de soportar toda la sobrecarga que eventualmente ocurra, principalmente en verano”, dijo.

Por otro lado, señaló que el sistema tiene un crecimiento natural, entre un 7% y 8% al año, y que eso exige que se vayan invirtiendo más recursos porque las instalaciones se vuelven obsoletas.

Asimismo, se le consultó al profesional sobre las posibilidades de implementar algún plan de cableado subterráneo, pero dijo que en las condiciones actuales no se pueden cubrir esas inversiones. “En los países de primer mundo solo el centro de las ciudades tiene (cableado) subterráneo, el resto es cableado protegido, que es lo que se debe priorizar en el país. Para nuestro nivel de ingresos, vía tarifa, es imposible de financiar esos costos”, expresó Cáceres.

Dejá tu comentario