Correo Semanal

Schönberg y Kandinsky, el colapso de la tonalidad y la creación de lo abstracto

 Los encuentros de Kandinsky y Schönberg representan una coyuntura crítica, a través de la cual explorar el alcance y los límites del compromiso del pintor con los conceptos musicales, mientras trabajaba en una teoría de la composición en desarrollo para la pintura abstracta.

María Gloria Báez

Escritora

Es el 2 de enero de 1911. Wassily Kandinsky y otros miembros de la Neue Künstlervereinigung München asisten a un concierto celebrado en el Hotel Vier Jahreszeiten de Munich. El programa incluye música de Arnold Schönberg, el Cuarteto de Cuerdas Nº 2, Op. 10 y las Tres Piezas para Piano, Op. 11. Composiciones que rompen con la comprensión tradicional de la tonalidad y se despliegan en tonalidad libre. El concierto se convierte en una experiencia clave para Kandinsky.

Aunque todavía no conocía personalmente al compositor, Kandinsky le envió una carta expresando su agradecimiento por el concierto, así como sobre la percepción de sus esfuerzos similares por una “nueva” armonía. Se disculpó por este atrevimiento al exclamar: “Lo que estamos luchando y toda nuestra forma de pensar y sentir tienen tanto en común que me siento completamente justificado al expresar mi empatía”.

Kandinsky, de 44 años, estaba a punto de abandonar casi por completo la representación en su pintura a favor de la abstracción. En Schönberg, de 37 años, encontró a un compositor que luchaba con problemas notablemente similares, porque también estaba en medio de redefinir y romper convenciones musicales que habían estado vigentes durante cientos de años.

La misiva marcaría el comienzo de una gran amistad e intensa colaboración interartística entre estas dos figuras: “El progreso, independiente a través de sus propios destinos, la vida independiente de las voces individuales en sus composiciones, es exactamente lo que estoy tratando de encontrar en mis pinturas. Estoy seguro de que nuestra armonía moderna no se encuentra en la forma ‘geométrica’, sino en la forma anti-geométrica, antilógica. Y así es el de las disonancias en el arte, en la pintura, por tanto, como en la música. Y la disonancia de ‘hoy’ en la pintura y la música es simplemente la consonancia de mañana”.

COINCIDENCIAS ENTRE DOS ARTISTAS

En lugar de percibir ‘vagabundeos sin rumbo’ en las composiciones de Schönberg, Kandinsky vio ‘vida independiente’, y en lugar de la ausencia de armonía encontró una alternativa, armonía moderna. Kandinsky tenía aspiraciones similares para su pintura: una nueva forma de armonía o estructura compositiva que podría no ser evidente de inmediato, pero que se basaría en los principios de la “antilogía”.

La reacción positiva inicial de Kandinsky a estas características se basó no solo en su experiencia de escuchar música, sino también en su exposición a la teoría de Schönberg. Un extracto del “Tratado de la Armonía” (1911) del compositor se había impreso en el programa del concierto y decía: “Las disonancias solo se diferencian de las consonancias en grado; no son más que consonancias más remotas”.

Se conmovió de tal manera que inmediatamente después del concierto, elaboró dos pequeños dibujos que rápidamente transformaron el escenario de la sala de conciertos en una composición abstracta.

Schönberg contesta entusiasmado: “A mis obras les está vetado, de momento, ganarse a las masas. Pero con más certeza conquistan al individuo. Y me colma de dicha ver que es un artista que crea en otra parcela del arte quién encuentra relación conmigo. Seguro que entre los mejores de los que hoy en día se afanan en sus trabajos, existen relaciones y similitudes desconocidas, que no son casuales. Lo entiendo perfectamente y estoy seguro de que coincidimos en ello. Y, además, en lo fundamental. En lo que Vd. llama lo “ilógico” y yo denomino la “eliminación de la voluntad consciente en el arte”.

Transcurrían los años previos a la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Europa se encontraba en un estado de fervor e inestabilidad. Rusia estaba al borde de la revolución y el imperio austrohúngaro, estaba a punto de desintegrarse.

Para Schönberg y Kandinsky, así como para muchos otros intelectuales y artistas, esta fue una época de profunda crisis. El racionalismo y el materialismo que habían dominado la ciencia y la filosofía en los años anteriores parecían incapaces de expresar el caos de la vida moderna. Una respuesta entre artistas e intelectuales fue volverse hacia el mundo espiritual interno, para escuchar más sus instintos y emociones que su intelecto. “Cualquier formación que se esfuerce por lograr efectos tradicionales no está completamente libre de actos de conciencia. ¡Y el arte pertenece al inconsciente!”, escribió el compositor al pintor.

Kandinsky tuvo que regresar a Rusia durante la Primera Guerra Mundial y los dos amigos perdieron el contacto. Cuando la actitud hostil del nuevo gobierno soviético hacia el arte de vanguardia lo obligó a regresar a Alemania en 1922, escribió al compositor: “Mucho de lo que era un sueño atrevido en ese momento se ha convertido en el pasado”.

La guerra lo había cambiado todo. Schönberg respondió en un tono similar: “Lo peor fue después de todo el vuelco en lo que uno ha creído”. Pocos meses después, Schönberg se entera de que Kandinsky había criticado su condición de judío y le contesta en una carta muy cruda que no puede trabajar con alguien que está cerca del antisemitismo. Esto resultó ser el fin de la amistad.

LO QUE DEJÓ EL ENCUENTRO

Los encuentros de Kandinsky con Schönberg representan una coyuntura crítica a través de la cual podemos explorar el alcance y los límites del compromiso del pintor con los conceptos musicales mientras trabajaba en una teoría de la composición en desarrollo para la pintura abstracta.

En lugar de simplemente considerar la música como un modelo general para el arte abstracto, Kandinsky exploró los principios compositivos derivados del sistema tonal diatónico y la música pantonal de Schönberg. Empleó el concepto musical de disonancia como marco para pensar sobre la estructura compositiva en sus pinturas abstractas.

La relación entre las teorías y las obras de Kandinsky y Schönberg es una indicación de la complejidad de estos encuentros interartísticos. No basta con identificar los conceptos musicales con los que se comprometieron los artistas. También es necesario especificar cómo los emplearon, para qué propósitos específicos y cómo transformaron estos conceptos a medida que se movían entre los reinos de la música y la pintura. A través de estudios que examinan no solo las similitudes en el enfoque, sino los límites y parámetros específicos de las analogías entre las artes, podemos comenzar a aclarar de manera productiva las múltiples relaciones entre la música y la pintura abstracta.

La influencia musical de Schönberg en el arte de Kandinsky demuestra cómo un cambio radical en la composición musical del sistema tonal diatónico a la atonalidad libre catalizó un fuerte cambio en la composición artística de la representación objetiva de la realidad física a la expresión subjetiva de emociones e ideas. Las estructuras aparentemente unificadas que resultan de la ubicación de formas idiosincrásicas en el ámbito artístico, como se evidencia en las pinturas de Kandinsky, son paralelas a las armonías redefinidas nacidas de líneas de disonancia espontánea e independiente en el ámbito musical, como se evidencia en las composiciones de Schönberg.

En esencia, los intercambios estéticos entre Schönberg y Kandinsky, y los movimientos entrelazados resultantes de la abstracción en la composición artística y la atonalidad en la composición musical, plantaron semillas para el crecimiento y desarrollo de los ideales modernistas. Este fue un momento revolucionario en la historia tanto de la plástica, como de la música. Ningún artista o compositor desde entonces ha podido ignorar lo que estos hombres lograron. La historia de su amistad es notable, al igual que la historia del viaje conjunto realizado hasta ese punto radical; punto que cambió irreversiblemente la forma en que miramos y escuchamos.




Dejá tu comentario