País

Salud tiene un solo taller para mantener a todas las ambulancias

Urgencias constantes. Entre las múltiples necesidades que se presentan en la salud pública del país, está el sostenimiento propio de lo que concierne a los recursos físicos.

Uno de los problemas tiene que ver con la falta de talleres propios en las cabeceras departamentales. Solo en Asunción se cuenta con dicho servicio en la sede del MSP.

“Por ejemplo, una ambulancia que requiere de mantenimiento tiene que acercarse hasta la capital. En el viaje ida y vuelta la mitad del kilometraje para el mantenimiento ya fue realizado”, describió el viceministro de Salud, doctor Hernán Martínez.

“Mientras tanto la ambulancia se espera. Y se sabe que hay lugares que dependen de la ambulancia. Conste que esta administración del doctor Borba es la que más ha entregado ambulancias a las capitales departamentales”, señala Martínez.

La falta de presupuesto es el problema por el cual la cartera sanitaria no cuenta con sus propios talleres mecánicos. También se suma la centralización, lo que obliga a traer los vehículos hasta la capital del país.

Para que los vehículos puedan recibir el correspondiente mantenimiento, el servicio debe ser tercerizado.

Ello conlleva a la burocratización de la necesidad. Las licitaciones se demoran, aparecen protestas, entre otros contratiempos.

Licitaciones. Martínez revela también que al año, la cartera sanitaria realiza alrededor de 600 procesos licitatorios.

Para la compra de reactivos, ejemplificó, se tiene alrededor de 600 ítems. Que uno solo de ellos presente reparos de parte de quienes participan en la licitación, detiene todo el proceso en curso.

“Esas son las cosas que en algún momento seguramente tienen que hablar los entendidos en la materia y ver si se puede abreviar eso”.

En Salud no se puede esperar tres o cuatro meses un proceso licitatorio, enfatiza el viceministro.

“No puedo esperar todo ese tiempo para cambiarle el respuesto a un tomógrafo o a un acelerador lineal, del cual depende la vida de los pacientes en el país”.

Monto. Del total de dinero con el que cuenta Salud al año, el 5% se destina a la inversión de recursos físicos. Esto abarca alrededor de USD 53 millones, detalló Martínez.

Actualmente, en el Parlamento se estudia el presupuesto de salud para el 2023. Se tiene previsto destinar USD 1.042 millones.

En caso de que se apruebe que el déficit fiscal se incremente en 2.3%, la cartera sanitaria recibirá más USD 100 millones.

Sin embargo, el monto queda pequeño para las necesidades básicas que el país afronta en esta área. Tanto Borba como Martínez, mencionaron que aún no se cuenta con ese dinero, el déficit histórico del MSP está entre USD 700 a 800 millones.

Solo en infraestructura edilicia de hospitales, existen varios pendientes. Entre ellos está las reparaciones y ampliaciones que necesita el Hospital Nacional de Itauguá.

A ello se suma la promesa de la administración actual, de refacciones en el Instituto Cardiológico Nacional.

El centro asistencial especializado en afecciones cardiovasculares, ya no da abasto ante la alta demanda de pacientes. Alrededor de 300 personas están en lista de espera para una cirugía.

Salud también tiene previsto continuar con el proyecto Ciudad Salud que demandará el arreglo y crecimiento de las instituciones en dicho predio.

La necesidad del Gran Hospital de Barrio Obrero se hace cada vez más evidente. Dicho centro asistencial ve su insfraestructura pequeña por la gran cantidad de pacientes.

Además se debe tener en cuenta la necesidad de personal. Salud tiene un déficit histórico de 18.000.

Una ambulancia a la que se debe realizar su mantenimiento, debe venir hasta la capital del país para eso. Hernán Martínez Viceministro de Salud.

53 millones de dólares es el monto que Salud destina de su presupuesto anual para los recursos físicos.

600 es el número aproximado de los procesos licitatorios que la cartera sanitaria lleva adelante cada año.

Dejá tu comentario