Deportes

Rompe la dinastía

Matías Galarza (18 años), de familia de porteros, es volante y hoy encara su primera salida internacional como jugador del Vasco da Gama.

La cantera del Olimpia reparte sus frutos por el continente. Uno de ellos es Matías Galarza, joven volante de 18 años transferido a préstamo al Vasco da Gama por un año y medio con opción a compra.

Galarza, actualmente en el país, entrena vía Zoom con sus compañeros del Vasco, donde estará primero en el equipo Sub 20, con la misión de llegar a la Primera.

En una extensa charla con el programa Sueños de Primera por Radio Monumental 1080 AM, Matías, de un largo linaje de arqueros en su familia, contó que a él le va mejor como volante, donde se afianzó en Olimpia y le tocó vestir la camiseta de la Selección Nacional. “Es un paso muy importante en mi carrera y de aquí quiero dar un salto a Primera o a Europa”, resaltó Matías, quien siempre es seguido por su padre, Rolando, ex portero, hoy preparador de arqueros del Sportivo San Lorenzo.

En caso de que la pandemia empiece a aflojar en Brasil, Matías estará viajando a Río de Janeiro a finales de julio o principios de agosto; de momento, es todo virtual.

“Empecé a entrenar vía Zoom, con charlas con ex jugadores del club para contarnos las experiencias y vivencias en el club”, relató Matías, que está empezando a empaparse con todo lo que Vasco es como club.

SU CARRERA. De linaje futbolero, con su abuelo Arturo Galarza, seleccionado boliviano; su padre, su tío abuelo el legendario Ramón Mayeregger, seleccionado nacional en el Mundial de Suecia 1958, y hasta su hermano Lucas Galarza, hoy portero de San Lorenzo, el fútbol está en el ADN de los Galarza.

“Inicié en la Sub 14, a los 12 años, estoy hace cinco años en el club. Olimpia tiene muy buenas formativas, trabajan muy bien, le agradezco mucho al club porque aparte de formar como jugador, te forma como persona”, subrayó Matías, que además reveló los inicios de su hermano Lucas.

“Yo me fui a probar con mi hermano al Olimpia, él era delantero grande, número 9, en la Sub 15. Él le dice al técnico para probar de arquero, al comienzo era medio malo, ahora vuela. Mi papá le entrenó desde pequeño”, cuenta Matías, hasta con cierto celo, ya que su padre le destina mucha atención.

MOTIVACIÓN. Al ver que jugadores como Fernando Cardozo y Erik López están en el extranjero o por salir, de la misma camada y compañeros de Matías, es algo que motiva más al volante.

“Es una motivación saber que ellos pueden y yo también puedo”, destacó.

Por último, Matías lamentó el fin de la regla del Sub 19: “Nos ayudaba a los juveniles para ser probados en Primera”.


5 años jugó en las Divisiones Formativas de Olimpia Matías Galarza, integrando una camada de exportación.

“Cuando era chico, mi papá nos escondía los guantes, sabía que es muy difícil llegar a Primera por la competencia interna”.

Dejá tu comentario