Economía

Regímenes de compras online de países vecinos son más rigurosos

Las compras online desataron la polémica entre Aduanas, compradores y couriers, en gran parte por desinformación. En Argentina y Brasil la legislación incluso es más rigurosa, pero más clara.

La Dirección Nacional de Aduanas (DNA) aún no logra tranquilizar los ánimos de los consumidores que tienen retenidas sus mercaderías compradas por internet en el extranjero, desde hace semanas. Se debe en gran medida a que no ha sabido explicar con claridad el régimen que se aplica a estas operaciones (remesa expresa) desde el 2015, año en que ya se decidió intensificar los controles y aplicar tributos a todas las adquisiciones, sin importar los montos.

Las autoridades de Aduanas admitieron que recién ahora se están haciendo los controles que se debían hacer siempre. Por el otro lado, hay un enfrentamiento entre los mismos compradores, ya que algunos responsabilizan a la entidad aduanera, pero otros tiran la culpa directamente a las empresas couriers, las cuales no estarían haciendo los procesos en forma, principalmente a la hora de declarar los artículos. Por ejemplo, se hacían pasar discos como cosméticos y habría subvaloraciones.

Observando la legislación que aplican Argentina y Brasil a las compras por internet, el régimen paraguayo termina siendo más benevolente, siempre y cuando se cumplan los procedimientos exigidos.

Los países vecinos también solicitan la declaración de mercaderías adquiridas (incluso después de recibirlas) y el pago de los impuestos, los cuales están bien diferenciadas. Si en Argentina no se declara el producto luego de ser recepcionado, el usuario ya queda bloqueado para futuras compras (ver infografía).

RESTRICCIONES. En ambas naciones se pueden comprar libros, comestibles, prendas, juguetes, productos tecnológicos, objetos de decoración y otros artículos, siempre que sean para uso personal y no comercial. Los libros son los insumos que están exonerados de abonar tributos, cualquiera sea su valor, puesto que se incentiva la lectura.

Los argentinos aplican dos sistemas. Uno es por entrega del correo estatal y otro por envío vía couriers. Si se envía mediante el correo (sistema de entrega en puerta), la primera compra menor a 25 dólares no paga impuesto. Ya se aplican gravámenes en las siguientes adquisiciones, sean o no superiores a ese monto. No se pueden traer más de tres productos iguales. La entrega se hace entre 50 a 60 días.

Para los envíos por courier (sistema de pequeños envíos), se pueden comprar hasta tres unidades del mismo producto y en un año solo se pueden realizar cinco compras en tiendas del extranjero.

Los envíos pueden ser hasta 50 kilos de peso y las operaciones no pueden superar los USD 1.000 de importe final.

Se aplica una tasa impositiva del 20% para notebooks, 35% en productos de consumo masivo. Además, se paga IVA sobre el total. Puede ir del 10,5% hasta el 21%. La entrega se hace en menos de 20 días laborales.

Brasil. Las autoridades brasileñas exoneran del pago de impuestos a los medicamentos, si el comprador tiene receta médica. También se exime de tributos a las encomiendas hechas entre personas por valores menores a USD 50 y sin fines comerciales (excluye la compra en sitios online).

Para compras de hasta USD 3.000, se aplica un cobro simplificado que ya incluye todos los tributos federales. La tasa equivale al 60% del valor aduanero de la mercadería (producto más flete y seguro).

En las adquisiciones que superen los USD 3.000, el consumidor pierde el derecho de pagar impuesto simplificado y ya debe abonar los tributos federales separadamente (impuesto de importación, impuesto sobre productos industrializados, e impuesto al Estado del destino final).

Las mercaderías demoran hasta 41 días en ser entregadas.

Embed

Dejá tu comentario