Deportes

Reds, supercampeones

 

Como hace catorce años en la más famosa final de la Liga de Campeones jamás escrita, el Liverpool volvió a coronarse en Estambul en una tanda de penales que tuvo al portero español Adrián San Miguel como protagonista, al parar al joven Tammy Abraham el lanzamiento definitivo.

El gol de Olivier Giroud en la primera parte y el empate de Sadio Mané en la segunda llevaron la final a una prórroga en la que el propio senegalés adelantó al Liverpool y Jorginho empató desde el punto de penal.

Los tiros desde los once metros llevaron la copa a Liverpool, como ya ocurrió en aquella final de 2005, entonces con Jerzy Dudek como héroe Red, esta vez con Adrián, quien hace una semana firmaba su contrato con los ingleses. Gran año del Liverpool, ratificó ser el mejor de Europa.

Este partido tuvo por primera vez en una final a una mujer como árbitro, Stéphanie Frappart.

Dejá tu comentario