Arte y Espectáculos

Recuerdan los 80 años del filme Lo que el viento se llevó

 

Hoy se cumplen 80 años de la película Lo que el viento se llevó (Gone with the wind), basada en la voluminosa novela de Margaret Mitchell. “Es una película mastodóntica, pero ágil; larguísima, pero fluida; barroca, pero sencilla”, señala Fernando Prieto de EFE.

La historia narra enredos amorosos durante un momento clave en la historia de los Estados Unidos, y en particular del Sur, el que abarca la Guerra Civil y la inmediata posguerra, conocida como el Periodo de reconstrucción.

Y aunque han pasado ocho décadas y se han estrenado cintas tan taquilleras como Avatar (2009), Titanic (2009) o Endgame (2019), Lo que el viento se llevó sigue siendo la película con mayor recaudación, con precios ajustados a la inflación (sus USD 402 millones de entonces serían USD 3.800 en la actualidad).

La película se proyectó por primera vez en el Loew’s Grand Theatre de Atlanta, EEUU y fue concebida desde el primer momento como una gran superproducción de la Metro Goldwyn Mayer.

El filme pasó por fases de notable complejidad, incluso en aspectos tan básicos como la elección del director y de los protagonistas. En diciembre de 1938, lo único que estaba claro es que el productor de la película era David O. Selznick, según recuerda la página especializada IMDB.

Etapas. Las primeras secuencias comienzan a rodarse bajo la dirección del gran George Cukor, quien quería a Katharine Hepburn para el papel de Scarlett O’Hara, a lo que Selznick se opuso, pues no la veía adecuada para el personaje y prefería llevar a cabo un casting, y así se hizo y salió elegida la británica Vivien Leigh, quien tuvo que hacer un gran esfuerzo para hablar en inglés con acento sureño.

Las desavenencias entre Cukor y Selznick eran cada vez más evidentes y finalmente el director abandonó la película a las tres semanas de rodaje.

Cukor fue reemplazado por Victor Fleming, quien finalmente firmó la película, y que en ese momento estaba dando los últimos toques a El Mago de Oz. En mayo de 1939, se hizo cargo de la dirección Sam Wood, pues Fleming se retiró por agotamiento.

La película recibió críticas positivas tras su estreno, fue la más popular y la más rentable en ese momento. En la 12ª edición de los Premios Oscar, recibió diez galardones (ocho competitivos y dos honorarios). EFE

Dejá tu comentario