25 feb. 2024

Reciclados recibieron galardón en Holanda

La Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura recibió el Premio Príncipe Claus 2013 de Holanda, en la categoría Música. La distinción fue entregada ayer por el príncipe Constantino.

Distinguidos.  Favio Chávez (izq. arriba) posa junto a los galardonados en Ámsterdam.

Distinguidos. Favio Chávez (izq. arriba) posa junto a los galardonados en Ámsterdam.

La fundación señaló que se premia a la Orquesta de Cateura “por llevar la música y la alegría a muchas personas; por colaborar de modo innovador y comunal en el uso de recursos disponibles con el fin de crear posibilidades y poder trascender sus circunstancias adversas”.

El organismo resaltó además que la agrupación de Reciclados genera “autoestima, orgullo comunitario y cohesión social a través de la expresión musical”, demostrando “que la cultura es una necesidad humana y que la pobreza material no supone necesariamente un obstáculo para disponer de una vida rica en cultura”.

En representación de la agrupación paraguaya, participó su director, Favio Chávez, quien recibió la distinción en un acto realizado en el Palacio Real de Ámsterdam.

El Gran Premio Príncipe Claus se entregó a título póstumo al poeta egipcio Ahmed Fouad Negm. A petición de la familia de Ahmed, su íntimo amigo Negm Mona Anis recibió la distinción.

Mona Anis es el traductor de la publicación Say my words out loud, que la Fundación Príncipe Claus lanzó con motivo de la Ceremonia de Premios Príncipe Claus. La colección de poemas árabe/inglés está disponible en el sitio web del Fondo Príncipe Claus.

galardón. Los Premios Príncipe Claus se otorgan anualmente a las personas y organizaciones de África, Asia, América Latina y el Caribe, por los logros sobresalientes en el campo de la cultura y el desarrollo. Resalta el efecto positivo del trabajo de las personas y grupos en su entorno directo y el campo cultural o social más amplio.

Asimismo, fue la primera vez que el evento se transmitió en vivo desde el Palacio Real de Holanda, y pudo verse en un canal de YouTube.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.