21 feb. 2024

Que la Justicia llegue pronto a los que dieron la orden para matar a Pecci

A ocho meses del crimen del fiscal Marcelo Pecci, ahora se apunta especialmente a los autores morales. Existen buenas pistas sobre los que dieron la orden, señalan desde Colombia. Es auspiciosa esta información, atendiendo a que en nuestro país no existen avances al respecto, pese a que el mandato para el asesinato se habría dado desde el Paraguay. Que la Justicia llegue pronto a los autores morales, cuya investigación muestra su eficacia en Colombia, ya que los implicados en la ejecución material están todos detenidos.

El asesinato del fiscal Marcelo Pecci, ocurrido el 10 de mayo del año pasado en Colombia, causó gran consternación no solo aquí en Paraguay, sino también en el país cafetero. El investigador tenía a su cargo casos de mucha complejidad que afectaban al crimen organizado. El fiscal Pecci era reconocido por su integridad en el trabajo en las causas que impulsaba y su dación a la función que asumió en el Ministerio Público.

Su asesinato implicó también un mensaje de la mafia para los que pretenden investigar a fondo a los involucrados en el mundo delincuencial. El atentado ocurrió en una playa de la isla de Barú, en la zona de Cartagena, mientras se hallaba en su luna de miel.

El fiscal estaba especializado en la lucha contra el crimen organizado y gozaba de una reconocida trayectoria en las unidades contra el narcotráfico, el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Pecci llevaba casos de alto perfil, como los vinculados al operativo A Ultranza Py, la mayor operación antidrogas de la historia del país. En este marco, Pecci indagó, entre otros, el sicariato en el cual resultó víctima fatal el empresario Mauricio Schwartzman, quien cumplía funciones en una organización criminal y que figuraba en el citado operativo contra el narcotráfico y el lavado. También tuvo a su cargo la investigación del asesinato en Mariano Roque Alonso de Fátima Rejala, empleada del pastor José Insfrán, indagado en A Ultranza Py.

El fiscal Pecci realizó el procedimiento en Ciudad del Este, que terminó con la detención del brasileño de origen libanés Kassem Mohamad Hijazi, acusado por cargos de lavado de dinero. Luego fue extraditado a Estados Unidos.

Otro de los grandes casos que encabezó el fiscal fue el denominado Zootopia, en el que se desmanteló la mayor estructura aérea de la fracción criminal brasileña Primer Comando Capital (PCC) en Paraguay. Cayeron 500 kilos de cocaína.

Por su asesinato ya fueron condenados Wendre Scott Carrillo, Eiverson Zabaleta, Marisol Londoño, Cristian Camilo Monsalve Londoño, a 23 años de cárcel. El que lideró el grupo, Francisco Luis Correa, no reconoció su responsabilidad y está en etapa de juicio. El último detenido fue el venezolano Gabriel Salinas Mendoza, quien enfrentará el proceso en su país. Wendre es el que disparó a Pecci y Gabriel, el que manejó la moto acuática. Marisol y Cristian Camilo, madre e hijo, eran los encargados de seguir al fiscal, según las imputaciones.

La causa muestra la rapidez con que los investigadores colombianos pudieron dilucidar el magnicidio, muy diferente a las pesquisas en general que se realizan aquí localmente.

Sobre la orden para el asesinato que se habría emitido desde el Paraguay, la Fiscalía y la Policía de nuestro país no tienen nada en concreto. Se hicieron anteriormente allanamientos; sin embargo, no surgieron datos reveladores. La Fiscalía admite que en nuestro país no existe un avance significativo sobre la autoría moral. En cambio, desde Colombia afirman que hay buenas pistas sobre los autores morales del asesinato.

Que la Fiscalía y la Policía paraguaya también den señales de que están trabajando para llegar a los autores morales del vil atentado y muestren resultados.

El nombre del narco Sebastián Marset, quien está prófugo de A Ultranza Py, saltó en algún momento por el crimen de Pecci. Sin embargo, hasta el momento no hay nada claro.

Que la Justicia llegue pronto a los autores morales del infame atentado. Que el magnicidio no haga ceder a aquellos fiscales que quieren un país mejor y que tienen todavía como norte seguir el mismo espíritu e integridad del fiscal Pecci.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.