24 feb. 2024

Providas protestaron frente al Congreso durante foro

Pese a las precipitaciones y a una aparente división interna entre grupos provida y profamilia, algunos miembros de organizaciones se manifestaron en la plaza frente al Congreso durante el debate público. Uno de los líderes que pidió a la gente acudir hasta el sitio es Juan Vera, representante de Asucop. El representante pidió durante el debate “votar a todos los representantes que se manifiesten abiertamente a favor de la vida y de la familia”. Fue criticado en las redes por supuestamente pedir votos a favor del cartismo, que tiene como presidenciable a Santiago Peña.

“Que deroguen la Ley 6659/20 que aprueba la financiación de la Unión Europea (UE) a la educación paraguaya”, anunciaron durante las protestas, que se iniciaron a primera hora y culminaron casi al cierre del debate en el Congreso.

División. Parte del grupo reunido en el Congreso había denunciado días atrás al pastor e ingeniero Miguel Ortigoza, líder del Frente Nacional Provida y Profamilia. El religioso supuestamente monopolizó el discurso durante una manifestación anterior, de acuerdo a lo argumentado por referentes como Juan Vera y el criticado médico “antivacunas”, el doctor Villa Díaz.

El Frente anunció una segunda protesta para la fecha, aunque finalmente con la audiencia pública de ayer el mitin no fue confirmado.

Transformación. En contra de la “ideología de género” y del Plan Nacional de Transformación Educativa se pronunciaron igualmente los manifestantes. Aseguraron que el MEC no promovió la participación de las familias y que la postura de estos grupos tampoco fue tenida en cuenta.

Las protestas de los grupos provida y profamilia se repitieron a lo largo del año lectivo, donde la última masiva se organizó hace casi un mes, a fines de octubre pasado por el centro capitalino.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.