Economía

Proveedora de software millonario funciona en una casa particular

 

La empresa Green SA, que fue adjudicada en el proceso para la compra de un software por parte del Instituto de Previsión Social (IPS) por un valor de casi G. 40.000 millones (equivalentes a alrededor de USD 6 millones), funciona en una casa particular en Alto Paraná.

Así lo reconoció el representante legal de la firma, Hugo Wilson Armoa, quien en una entrevista concedida a Última Hora aseguró que la dirección que aparece en el página web de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), 15 de Agosto esquina República Argentina y Centauro de Ybycuí, en Presidente Franco, es la de su domicilio.

Al ser consultado sobre los cuestionamientos realizados al proceso de adquisición del IPS, Armoa indicó que, a su entender, este fue transparente y que todo se hizo “en tiempo y en forma”. Sin embargo, evitó profundizar en su evaluación, asegurando que el tema ahora “está en cancha” de Contrataciones Públicas.

“Tenemos nuestro punto de vista (sobre las críticas al llamado), pero preferimos que las autoridades competentes hagan el análisis técnico correspondiente y que digan sí o no; nosotros venimos del área técnica, no somos políticos, somos gente de sistemas, gente que trabaja”, agregó.

suspendido. El Consejo del IPS acabó suspendiendo la ejecución del contrato con Green SA para la provisión de un sistema de gestión hospitalaria para el Hospital Regional y centros asistenciales de la previsional en el Departamento de Alto Paraná, a las resultas del cierre del proceso abierto ante la DNCP.

La firma adjudicada, de acuerdo a lo que indica su página web, sí tiene una oficina en Asunción, ubicada en el Edificio SkyPark, Torre 1, Piso 12, Oficina 12 C, sobre la avenida Aviadores del Chaco (N° 2581); sin embargo, esta no es la dirección que figura en los registros de Contrataciones Públicas.


Bajo la lupa
La Dirección Nacional de Contrataciones Públicas había abierto una investigación preliminar sobre el llamado de Previsión Social, luego de que la Cámara Paraguaya de la Industria del Software (Cisoft) haya denunciado un direccionamiento en el proceso y que el precio acordado era “exagerado” en comparación al costo de adquisiciones similares en territorio nacional. Pablo Seitz, titular de la DNCP, indicó a un medio local que en aproximadamente 20 días se tendría una resolución al respecto.
Una vez completada la pesquisa, emitirán un dictamen sobre si debe seguir o no adelante la licitación, añadió.

Dejá tu comentario