Política

Proponen eliminar pobreza con internet

 

El ex intendente de Asunción Martín Burt, junto con el presidente del Congreso Nacional, Blas Llano, presentó ayer un anteproyecto de eliminación de la pobreza, que fue elaborado a través de la Fundación Paraguaya.

Burt sostiene que la pobreza se puede eliminar y explicó que el planteamiento es crear un programa considerando la premisa de que el Paraguay “no tiene 7 millones de habitantes, sino 1.500.000 familias”, alusión a la cifra de la población pobre del país.

Aseguró que todos los paraguayos cuentan con tecnología en la mano y con redes sociales como WhatsApp y Facebook, por lo que el mecanismo sería realizar consultas a estas familias paraguayas y hacer un diagnóstico a partir de esto.

El ex jefe comunal manifestó que el Gobierno se equivoca al medir la pobreza solo con dinero, considerando que para no ser pobre, el ciudadano debe contar con un ingreso de G. 2.400.000 por mes, G. 600.000 por persona, cuando “eso no es correcto”.

Por ese motivo, señaló que su propuesta tendrá en cuenta datos cualitativos como el acceso a la salud, la educación y la vivienda.

“Si hay una familia que necesita nueva dentadura, si hay una familia que necesita duplicar su ingreso, o necesita un baño nuevo, son soluciones que están disponibles”, expresó Burt.

El líder de la Fundación Paraguaya afirmó que la propuesta no es solo teórica ya que existió un caso de éxito en la comunidad de Cerrito, de Benjamín Aceval, donde se realizó la prueba.

Para llevar a la práctica la propuesta, se prevé capacitar a 8.000 funcionarios existentes del gobierno nacional, las gobernaciones y los municipios, que se conviertan en extensionistas familiares para llegar a 200 familias cada uno. El plazo para lograr el progreso de cada familia es de cinco años. Este programa proveerá de datos útiles para el Gobierno, que, según Burt, experimentará un gran ahorro.

Burt mencionó que es necesario superar la descoordinación del trabajo de los extensionistas de los ministerios que asisten a la población pobre, ya que el modelo actual es un fracaso. Destacó que no hay una forma de consulta a las familias, lo que es un error. El proyectista estimó que de aprobarse la propuesta, en 2020 se estaría trabajando con el software de cada tableta que será utilizada para la toma de datos y se podría comenzar a recabar información desde el 2021 casa por casa. Burt detalló que no se manejan aún costos del proyecto. Finalmente, Llano comentó que ningún programa hasta ahora dio resultado.

Dejá tu comentario