Interior

Prolongada sequía sigue afectando al caudal del río Paraná en el Este

Los registros publicados por la Dirección de Hidrología revelan que oscila entre cerca de 4 metros y 5,5 metros en la escala hidrométrica, instalada en el Puente de la Amistad.

El caudal del río Paraná permanece unos 12 metros bajo el nivel normal en el Puente de la Amistad, que es la cota 105, como evidencia de una sequía tremenda que sufre la región en los últimos años. El río recorre más de 3.700 kilómetros desde el Brasil hasta la Argentina, siendo el límite natural del Paraguay con ambos países.

Los registros publicados por la Dirección Nacional de Meteorología e Hidrología revelan que oscilan entre cerca de 4 metros y 5,5 metros en la escala hidrométrica, instalada en el Puente de la Amistad, niveles que pueden variar en un corto lapso de tiempo.

El bajo caudal afecta a la navegabilidad de embarcaciones de mayor calado ya desde el año pasado, aunque en el Alto Paraná solo existe un puerto granelero en la zona sur. El lecho descubierto del río muestra un escenario nunca visto por las rocas que afloran hacia la orilla. El hecho constituye un peligro para las pequeñas embarcaciones, por lo que las autoridades de la Prefectura Naval del Este están constantemente patrullando en su área de influencia, aunque no se registren accidentes de los veraneantes que navegan en el río.

SEQUÍA. En el Alto Paraná la lluvia generalizada más importante caída en los últimos 30 días se registró en los primeros días de este 2022, con 30 a 40 milímetros, excepto las torrenciales lluvias puntuales caídas hacia el Sur y el Norte del departamento entre el viernes y el sábado último.

El estado de Paraná, Brasil, había declarado situación de emergencia hídrica en mayo del 2020, ya que la falta de lluvia afectó a varias comunidades, aunque en diciembre hubo un acumulado de lluvias de solamente el 46% de la expectativa prevista de un poco más de 2.000 milímetros para la región. Lo mismo ocurre en la Argentina, donde también se había declarado emergencia hídrica, debido a la imposibilidad de navegación, lo que ya causó millonarias pérdidas a la producción y afectó a los servicios sanitarios en varias localidades. Los pronósticos indican que la sequía seguirá afectando al menos hasta marzo en la región, teniendo en cuenta la presencia del fenómeno climático La Niña. El Instituto Nacional del Agua de la Argentina estima que la bajante del río Paraná seguirá hasta fines de febrero.

La represa de Itaipú, ubicada en Hernandarias, también ya sufre las consecuencias de la bajante del río Paraná. En diciembre el embalse de la Itaipú cerró con una reducción del 45% del valor del promedio histórico del último mes del año en el periodo 1983-2020, conforme a lo publicado por la entidad binacional. El promedio de afluencia del año 2021 registró un valor de 6.961 metros cúbicos por segundo, mientras que en el año 2020 llegó a 7.909 metros cúbicos por segundo, muy por debajo de lo registrado en el año 2016, que alcanzó los 13.427 metros cúbicos por segundo.

Cabe recordar que en mayo del año pasado, la entidad había realizado la operación Ventana de Agua, que consistió en la apertura de las compuertas para que el río pueda recuperar por algunos días su caudal y posibilitó el transporte de unas 25.000 toneladas de soja, que estaba varada en los puertos graneleros. Ahora, la producción de soja bajó a menos del 50% de lo estimado para el Alto Paraná, ya por causa de la sequía.

Dejá tu comentario