Mundo

Primera exportación de marihuana medicinal uruguaya está lista

Con las ventas de cannabis con fines terapéuticos al exterior el país sudamericano termina de concretar su apuesta por la legalización total. Ahora será parte del club de exportadores legales.

Las tijeras vuelan sobre las plantas de marihuana. Dentro del invernáculo, el ir y venir de empleados acarreando cajas cargadas de inflorescencias es frenético. En Nueva Helvecia, Uruguay, es la primera cosecha para exportación después de un año de espera.

Primer país del mundo en regular la venta de marihuana con fines recreativos a través de farmacias, Uruguay quiere pasar a integrar el club de exportadores legales de la droga que, según datos de Naciones Unidas a 2016, encabezaban Reino Unido (67,7% del total), Holanda (16,4%) y Austria (8,7%).

Con las ventas de cannabis con fines terapéuticos al exterior, el país sudamericano termina de concretar su apuesta por la legalización total de la planta. “Acá estamos. Cortando marihuana. Esta es la extracción de flores. Una planta tiene que llevar entre cinco y 10 minutos por persona para ser procesada”, explica Santiago Bardanca, de 33 años, mientras poda una planta de cannabis y coloca prolijamente ramas y flores en cajas de colores.

Bardanca es experto en el cultivo. Supervisa su propio equipo de trabajo en Fotmer, empresa de capitales estadounidenses y uruguayos que instaló 18 invernáculos –casi 30.000 m² techados– para producción de marihuana con fines medicinales en Uruguay, al amparo de su revolucionaria ley que regularizó el mercado del cannabis en el 2013.

La marihuana, cortada y secada, será preparada para exportar a Europa, Canadá y Australia. Dentro de un invernadero de 1.800 m², Jordan Lewis, de 46 años, examina las plantas. Es veterinario de formación. La ley uruguaya le dio la oportunidad de concretar el sueño de tener su propio negocio ligado a una planta que ha estudiado en detalle y cuyo potencial económico considera enorme.

“Uruguay ha sido visionario y ahora el mercado está creciendo”, por eso el país –donde la droga de uso recreativo se vende en farmacias– puede hacer punta en producción de cannabis medicinal, explica el empresario.

Su meta es clara: este año dispondrá de seis toneladas de producción. La segunda etapa llegará a 10 toneladas, luego 30, y el objetivo final, 400, para una inversión total de 15 millones de dólares. A sus espaldas, las plantas de marihuana se yerguen hasta los dos metros de altura, alimentadas exclusivamente a través de riego. El cultivo tiene plantas de igual tamaño y estado de desarrollo, algo clave para una producción altamente estandarizada.

Historia de los inicios del proceso para los envíos
Todo comenzó con 10 plantines que fueron clonados hasta llegar a 10.000. “Es emocionante”, comenta Jordan Lewis con su equipo al final del proceso, mientras sostiene las primeras bolsas plateadas cargadas de marihuana para exportación. Pesan 3 kilos. A un precio en el mercado internacional de 3 a 7 dólares el gramo, la carga de cada bolsa oscila entre 9.000 y 21.000 dólares. Primera producción, primera exportación. Su destino, Alemania, desde donde comenzará la distribución. En el continente americano, los estados de Colorado y Washington en EEUU, y países como Canadá, Colombia y Chile avanzaron en diferentes esquemas de regulación de la droga. Uruguay estableció una ley pionera para regular su uso recreativo, y ahora apuesta al cannabis medicinal.

Dejá tu comentario