País

Por desidia estatal, hace rifa para ir a Rusia y ser ingeniero aeroespacial

 

En la herrería de su papá aprendió a resolver algunos problemas básicos de los elementos que hacen a la mecánica de las cosas. Su padre y su madre, quien es cocinera en un comedor del barrio, siempre le inculcaron –cuenta– que el estudio es el mejor camino para salir adelante y surgir en la vida. “Ellos no tuvieron la misma oportunidad, solo terminaron la primaria”, comenta Mario Denis Lugo, quien desde setiembre pasado sigue un curso rápido del idioma ruso todas las mañanas.

Es que este joven de 19 años, residente en la ciudad de Fernando de la Mora, ganó una beca de grado para estudiar la carrera de Ingeniería Aeroespacial en Rusia.

Fue la Embajada rusa en Asunción la que le concedió esta oportunidad, luego de sobresalir entre otros 110 postulantes en un concurso que desde el 2016 la legación diplomática ofrece al país.

Cuenta que son 22 estudiantes paraguayos los que fueron seleccionados para usufructuar becas en la Federación de Rusia. Junto a un compañero suyo del Colegio Técnico Nacional de Asunción (CTNA), donde se graduó en 2020, eligió seguir la carrera en cuestión en la Universidad Técnica Estatal N. E. Bauman de Moscú, el mayor centro docente en Ingeniería Aeronáutica y Aeroespacial de Rusia. En efecto, ahí fue donde estudió quien construyó el primer cohete espacial, Serguei Pávlovich Koroliov, diseñador jefe de la otrora URSS y el que llevó al espacio el primer satélite Sputnik.

Mario relata que la beca le cubre gastos académicos (de USD 5.000 a USD 10.000) por semestre; además del estudio del idioma ruso y materias básicas para poder ingresar. Pero ahora precisa de G. 6.000.000 a G. 9.000.000 para cubrir el pasaje de ida a la capital rusa. “Soy una persona que no cuenta con todo los recursos económicos para poder usufructuar la beca que recibí porque esta beca cubre todos los gastos referentes al estudio universitario y también ciertos beneficios en cuanto a movilidad y transporte dentro de la ciudad de Moscú (precio subvencionado a estudiantes). Pero los gastos de pasaje aéreo y manutención corren por cuenta propia del estudiante”, comparte.

Recurrió –dice– a varias instituciones del Estado y ninguna le dio respuesta favorable.

Ahora organiza con ayuda de su familia y allegados una rifa a G. 10.000, la cual se sorteará el 24 de noviembre, con premios que van de un cámping, una cadena de plata, un termo con la bandera de Rusia, un kit de libros, una jarra eléctrica y un juego de sábanas.

Precisa juntar la suma señalada para poder viajar; además de un mínimo de USD 250 a USD 300 mensuales para poder sobrevivir los primeros meses en Moscú.

Está abierto a recibir transferencias bancarias, en la cuenta N° 17780724, Visión Banco, a nombre de Mario Esteban Denis Lugo, CI 5.332.473; o algún giro al teléfono (0983) 816-445.

El joven manifiesta que la cuenta regresiva para ir a Rusia va del 25 de noviembre al 5 de diciembre. Ese es el plazo para poder presentarse, un mes antes de que venza la visa. “Estamos en un punto en que la educación se quedó en el fondo”, reflexiona sobre el proyecto de recorte de los recursos de Becal, a expensas de sostener la creación de nuevos cargos públicos.


Destacado. De familia humilde, ganó una beca y busca lograr sus sueños afuera, estudiar en el mayor centro docente en Ingeniería Aeronáutica y Aeroespacial, que queda en Moscú.

Ya he recorrido varias instituciones públicas del país, entre ellas, la Gobernación de Central, Itaipú, Yacyretá, Becal y no he tenido una respuesta favorable. Motivo por el cual estoy haciendo una pequeña rifa, para poder tratar de cubrir gastos que implican el viaje y la estadía de los primeros meses.

Dejá tu comentario