Economía

PGN 2022: Ni bueno ni malo, sino regular

 Dr. Ricardo Rodríguez Silvero

El proyecto de ley del Presupuesto General de la Nación (PGN) 2022, presentado en estos días por el Gobierno Nacional a la consideración del Congreso Nacional, así como de los profesionales y de la opinión pública, tiene aspectos positivos, otros negativos, más otros regulares y numerosas incertidumbres, las cuales pueden afectar la aplicabilidad del mismo.

PIEDRAS ANGULARES DEL PGN 2022. Algunas de ellas ya fueron dadas a conocer por los medios en los últimos días. He aquí las diez principales:

1. El endeudamiento estará por USD 1.661 millones, aumentando en 600 millones. El servicio de la deuda será ya de unos 1.310 millones.

2. La recaudación de impuestos estará por 3.931 millones de dólares, lo que equivale a un aumento de la misma en 8,2%;

3. Los egresos públicos alcanzarán los 13.772 millones de dólares, el 34% del producto interno bruto (PIB);

4. El déficit fiscal puede llegar al 3% sobre el PIB, vale decir el doble de lo que había sido establecido como tope por la Ley de Responsabilidad Fiscal;

5. Los fondos para el Ministerio de Salud Pública (unos 1.161 millones de dólares) y para la remuneración de los maestros (más 8%, unos 60 millones de dólares) serán financiados con deudas;

6. El crecimiento del PIB es estimado en 3,8% y su valor proyectado está en 40.650 millones de dólares;

7. La inflación local la calculan en 4% anual;

8. El tipo de cambio del dólar es previsto en G. 6.992 por dólar norteamericano;

9. La inversión física la prevén en USD 1.396 millones;

10. Los cargos públicos presupuestados sumarán 312.150.

DELINEAMIENTOS DEL PGN. Esos son apenas esbozos del proyecto de ley del PGN para 2022. Obviamente, hay mucha tela que cortar al respecto. En la primera presentación oficial del mismo que tuvo lugar días pasados, el terminar la descripción de estas piedras angulares del PGN 2022, las autoridades de Hacienda, ante la pregunta de uno de los asistentes al encuentro virtual en el sentido de cuáles son aquellos factores impredecibles que potencialmente podrían impedir su aplicación, han descrito algunos de ellos, por separado y en forma verbal. Hubiesen tenido que ser agregados expresamente en forma escrita a dicha presentación.

RIESGOS DE DESEQUILIBRIO. Merecen ser destacados los siguientes:

a) La pandemia no sólo no ha desaparecido todavía sino que amenaza tener rebrotes con la variante Delta, que puede empeorar la situación de la población potencialmente vulnerable a la misma. Bien puede ser que las diversas variantes del virus hayan venido para quedarse. Eso obviamente, comprometerá el presupuesto, exigiendo del mismo mayores gastos e inversiones que ayuden a combatirla mejor.

b) El cambio climático, que también está dejando sentirse en el país en sus síntomas más recurrentes de sequía y de incendios, aunque parte de éstos pueda estar siendo provocada, bien puede igualmente comprometer los recursos escasos del PGN 2022.

c) Es feroz el populismo que acompaña las campañas por ganar las elecciones generales el año que viene. En estas coordenadas, los diversos actores políticos involucrados están más interesados en obtener por la fuerza una mayor asignación presupuestaria aun cuando son plenamente conscientes de que el medidor de sensibilidad presupuestaria, que es el proyectado déficit fiscal versus el PIB, está siendo ya llevado a sus extremos.

d) Por otro lado, la pretensión, de varios estratos superiores de funcionarios públicos, de seguir teniendo ingresos por encima de lo sensatamente posibles, dados los ramalazos de la pandemia y del cambio climático, conspira seriamente contra la estabilidad presupuestaria. A este paso, se corre el peligro de perder el control de los egresos públicos, tanto en la forma de más endeudamiento como de excesivas remuneraciones.

Dejá tu comentario