País

Personas con discapacidad sufren por la estructura excluyente de Asunción

La Ordenanza 217/12 de aceras inclusivas es inexistente y las mantiene como factor de riesgo para esa franja de la población. El servicio de transporte tampoco está adaptado para el sector.

A pesar de ser la capital del país, Asunción se constituye en una ciudad en la cual la estructura y el equipamiento urbano construidos e instalados en distintos espacios públicos no están pensados para que personas con discapacidad puedan desenvolverse en un ambiente seguro.

Veredas en pésimo estado, sin baldosas, con malformaciones, obstáculos colocados arbitrariamente y hasta convertidas en escaleras, además de un servicio de transporte precario no adaptado con el componente de la inclusividad, son parte de la realidad que sufren quienes conforman esta franja poblacional.

Mirian López, quien carece de visión por glaucoma congénito y desde hace 12 años viene desde la zona de 3 Bocas (Villa Elisa) para asistir a su trabajo en el Puerto, sentenció que es inhumano que las aceras estén en malas condiciones y que gran parte de los conductores de buses no paren para alzarla y llevarla a destino.

Por su parte, Juan Bautista Ortiz, quien con su silla de ruedas se moviliza diariamente desde el barrio Santa Rosa (Trinidad) sobre la avenida Artigas, también se quejó de la misma situación y dijo que es un peligro salir a cumplir con sus obligaciones en esas circunstancias.

PANORAMA. Mario Marecos, de la Comisión Nacional por los Derechos de las Personas con Discapacidad (Conadis), explicó que si bien en la capital se tiene la Ordenanza 217/12 de veredas inclusivas, ella es una norma inexistente, puesto que no se aplica en ningún aspecto.

“Chocamos con la falta de voluntad política. Desde que fue aprobada nunca se planificó ni mucho menos se diseñó una estrategia para que las veredas sean modificadas. Las autoridades hablan de falta de recursos, pero cuánto pueden recaudar por metros cuadrados si sancionan a los frentistas que tienen destruidas sus aceras”, señaló.

Expresó finalmente que el sistema de transporte de pasajeros no solo está engranado, sino que se encuentra podrido, ya que no es accesible en elevado porcentaje y las unidades que son inclusivas tienen sus puertas llaveadas. Es lamentable”.

Dejá tu comentario