País

Personal de APS pidió cobro con protesta y brazos caídos

 

El doctor Justo Bernal, de la Unidad de Salud de la Familia (USF) de Pedro Juan Caballero, Amambay, pasó de ser contratado a la categoría de nombrado en el Ministerio de Salud Pública (MSP) tras un concurso y en el primer mes se encontró con una reducción salarial de casi 50%.

Esta situación afecta a 701 funcionarios de las USF, de la estrategia de Atención Primaria de la Salud (APS), por eso ayer realizaron de manera simbólica el acto de “brazos caídos” en puestos de salud y solo atendieron las urgencias. Los afectados también se manifestaron ayer frente al local del MSP. El viceministro de Salud, Julio Rolón, salió a conversar con los manifestantes y les prometió que los salarios se regularizarán a fin de mes.

El médico Bernal cobraba G. 11 millones cuando era contratado, hace 60 días obtuvo el nombramiento y su sueldo se redujo a G. 5 millones. Él viajó 6 horas desde Pedro Juan Caballero hasta Asunción para participar de la protesta. Casi 65 personas de Amambay, San Pedro, Ñeembucú, Concepción, Villa Hayes y Central participaron del acto frente al MSP.

En la convocatoria del concurso no se previó compensar o equilibrar los salarios. “Se llamó a concurso, se les permitió pasar de una categoría superior a una inferior y no se previó la forma o mecanismos de compensación. Fin de mes van a cobrar lo que siempre vienen cobrando y de forma retroactiva”, prometió el viceministro de Salud. Alegó que el procedimiento corresponde a la administración anterior.

Para otorgar una compensación, el MSP pidió al equipo económico una readecuación presupuestaria. Una vez aprobado, cada personal será llamado a firmar un contrato complementario para regularizar el monto salarial. Los manifestantes también se reunieron con el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, que también prometió una solución al reclamo.

El doctor Walter Miers, de la APS de Isla Bogado, señaló que el personal de blanco estará tranquilo “cuando se pase del discurso a la acción”.

MEDIDA DE FUERZA. En la Unidad de Salud de la Familia 3 de Febrero de la Chacarita solo se atendieron las consultas de urgencias. “No se dejó de atender ningún servicio”, señaló el doctor Arturo Rabito, secretario de conflictos del Sindicato de Trabajadores de APS (Sitraps). La medida de “brazos caídos” duró un solo día en casi 700 USF.

El doctor Rabito explicó que los trabajadores cumplen 40 horas semanales de trabajo y al pasar a ser nombrados, pese a sumar el mismo horario por dos vínculos, cobran solo por uno, tanto enfermeros como médicos.

“Toman atención primaria como propaganda. Vamos a fortalecer APS es todo lo que escuchamos. Estábamos muy esperanzados pero es otra la situación”, criticó. Un promedio de 30 a 40 personas por día reciben atención médica en el consultorio de la Chacarita.

Dejá tu comentario