País

Paraguayo en la NASA diseña lo que sería la primera base espacial lunar

El Ing. Hernando Gauto está cerca de ser el primer astronauta paraguayo. Hace once años ingresó a la NASA y hoy trabaja en la posibilidad de propiciar asentamientos humanos en la Luna y Marte.

Su historia es como la de tantos paraguayos que van a Estados Unidos, a buscar un mejor futuro. Tenía 12 años cuando se mudó allí, en 1994, con sus familiares. De niño, a inspiración de su padre que era mecánico de la Fuerza Aérea Paraguaya, le gustaba todo lo relacionado al espacio: desde los recovecos de los aviones que su papá le mostraba hasta los bólidos propulsados hacia la estratósfera y que él apreciaba, entonces, por televisión.

Le impactó –dice– la tragedia del Challenger, el transbordador espacial que en 1986 explotó en pleno vuelo.

Desde ahí supo que quería ser astronauta y hoy está cada vez más cerca. Ya pasó tres filtros para cumplir su sueño: de 20.000 candidatos quedó entre los 500 mejores.

Tiene 37 años de edad y aparte de ser teniente de la Marina de Estados Unidos, Hernando es –entre varias especialidades que ostenta– ingeniero medioambiental y en sistemas aeroespaciales.

Mientras aplica para llegar a astronauta, desarrolla junto a otros ingenieros de su clase las tecnologías que permitirán instalar una base espacial en la Luna; además de analizar y generar las condiciones atmosféricas para que Marte sea habitable por el hombre.

“Mi sueño siempre fue crear una base espacial en la Luna, en el espacio o en Marte”, cuenta Hernando y asegura que cada vez eso es posible.

“El trabajo que estoy haciendo ahora en la NASA, es eso: hacer bases espaciales. No soy el único creador, pero estoy poniendo un poquito de mí. Ya tengo materiales, partes que yo diseñé que están en la Estación Espacial Internacional (EEI)”, comenta.

Pioneros. Revela que la NASA prepara una misión a la Luna en 2024. “Esa exploración tiene como meta establecer una base: Tenemos equipos en los desiertos de Arizona y México que trabajan en cómo vivir solo por mucho tiempo allá; cómo reacciona la mente humana viviendo solo en una cápsula”, explica.

Ese proyecto sentará los cimientos –comenta– de lo que será la primera población humana en suelo lunar. “Los astronautas van a ser los pioneros, pero más adelante quiero llevar gente que pueda desarrollarse en el espacio (…) mi esperanza es crear un sistema de organización para armar estaciones. Quisiera llevar gente, educarla y mostrarles que podemos vivir en la Luna, o en Marte”, afirma.

Cuenta que para montar la estación lunar fabricaron una impresora 3D grande que creará cápsulas habitables, a partir de la mezcla de polvo lunar y compuestos químicos. “En el 2024 bajaremos unas cuantas cápsulas, creadas aquí. Unos astronautas van a hacer el plano y después enviaremos cohetes con cápsulas para comenzar a crear una ciudad”, anuncia. Puede tomar una semana hacer “diferentes casitas” en la Luna, similares –dice– a un iglú de los esquimales.

“Algunas llevarán las impresoras 3D para armar, otra forma es un globo que se infla y dentro tiene toda la tecnología que precisamos para vivir allá”, indica con naturalidad lo que aparenta un libreto de ciencia ficción.

“Primero queremos armar esa comunidad en la Luna antes de irnos a Marte”, prosigue y detalla cómo será vivir en el espacio: “Podemos reciclar el agua. Hoy usamos el orín, destilamos y se puede tomar o usar como oxígeno. También podemos reciclar materia fecal para abono”.

A su vez, están estudiando “cómo agarrar asteroides” que están llenos de hielo para ser procesados en la EEI. “Ahora ya podemos sembrar en el espacio, en tubos de invernadero. Podemos llevar semilla para plantar cebollines, batata, tomate, etc. Es interesante cómo el humano puede vivir en zonas inhabitables”, piensa.


Estamos más en la parte de cómo podemos mantener a un astronauta viviendo mucho tiempo en la Luna o en el espacio.

Pero algún día, quiero encargarme de crear todo, y tratar de llevar a un grupo de gente de la Tierra al espacio.
Hernando Gauto,
ingeniero aeroespacial.

Dejá tu comentario