Mundo

Operadora quiebra y 600.000 turistas deben ser repatriados

 

El histórico operador turístico británico Thomas Cook quebró brutalmente este lunes, lo que obligó a las autoridades a lanzar una operación sin precedentes para repatriar a sus 600.000 clientes abandonados en España, Cuba y otros destinos de vacaciones en el mundo.

La compañía pionera de los viajes turísticos, de 178 años de antigüedad, negoció intensamente durante todo el fin de semana en busca de una inyección de 200 millones de libras –unos 250 millones de dólares, 227 millones de euros– para evitar el colapso. Pero fracasó y el lunes tuvo que cerrar repentinamente.

“Un rescate no habría sido un buen uso del dinero de los contribuyentes, habríamos tenido que repatriar a la gente más adelante y habríamos perdido más dinero en el proceso”, defendió este lunes una portavoz de Downing Street.

El turoperador había visto decaer su negocio en los últimos años debido a la feroz competencia de las web de viajes y la reticencia de los turistas a viajar ante las incertidumbres que rodean al Brexit, retrasado ya dos veces este año.

Thomas Cook tiene unos 22.000 empleados en todo el mundo, 9.000 de ellos en el Reino Unido.

RESCATE. Bajo el apelativo “Operación Matterhorn”, las autoridades comenzaron a organizar el retorno de 150.000 turistas británicos, en la mayor operación de repatriación realizada por el país en tiempos de paz. Se fletearon unos 40 aviones, con ayuda de varias compañías, y se preveía 1.000 vuelos en una operación que podría costar hasta 100 millones de libras.

Los aviones movilizados por la Autoridad Británica de Aviación Civil (CAA) empezaron a despegar desde el archipiélago español de las islas Baleares, donde había entre 25.000 y 30.000 clientes del grupo.

En el aeropuerto de Palma de Mallorca, agentes del gobierno británico ayudaban a los turistas desconcertados.

En Túnez, los responsables de un hotel habían impedido el domingo partir a un grupo de turistas hasta “comprobar que el pago” de su estancia había sido realizado por Thomas Cook.

Otros temían no poder emprender siquiera su viaje. La británica Chloe Hardy explicó que debía partir el jueves para casarse en Grecia el 2 de octubre, un viaje nupcial reservado desde hace más de un año para una treintena de amigos y familiares por casi 45.000 libras.

Hay asimismo turistas británicos en Cuba, Turquía, Grecia y Túnez. Thomas Cook está también presente en Tailandia, China, Emiratos Árabes Unidos o las islas Maldivas. La empresa confirmó que, sumando todos los destinos y nacionalidades, tienen actualmente a unos 600.000 turistas de vacaciones por el mundo. Tom Cook opera en 16 países, cuenta con 105 aviones y posee 200 hoteles y complejos hoteleros con su marca.


Bancarrota arruina la boda de otro Thomas Cook
La repentina quiebra del operador turístico británico Thomas Cook dio al traste con los proyectos de decenas de miles de turistas y arruinó de paso la boda de... Thomas Cook.
“Debido a mi nombre, Thomas Cook nos había prometido una sorpresa por nuestra boda pero ésta no era la sorpresa que estábamos esperando”, declaró el joven inglés, citado por el diario en línea Nottinghamshire.
Thomas Cook, de 29 años, y su compañera Amelia Binch, de 27, que viven cerca de Nottingham, en el norte de Inglaterra, partieron a la isla griega de Rodas con sus dos hijos el 18 de setiembre para casarse allí el 27 de setiembre. Los invitados debían llegar con la aerolínea Thomas Cook. Pero ahora todo está en duda, dado que la ceremonia –flores, pastel, decoraciones y animación– también estaba a cargo de la agencia de viajes Thomas Cook.

Dejá tu comentario