Interior

Odisea docente para llegar a su escuela

 

Justiniano Riveros

Concepción

El mal estado de los caminos rurales en Concepción causa graves daños a la economía, salud y también a la educación, pues los docentes padecen una verdadera odisea para llegar a sus instituciones en la zona de Puentesiño.

El tramo de 78 km que une Jorge Sebastián Miranda con Sargento José Félix López (ex Puentesiño) se halla totalmente destrozado, pero el peor problema crean los puentes inconclusos, que con cada lluvia permiten el desborde de los arroyos.

Los educadores de la escuela Nº 7.577 Vy´a Renda enviaron las fotografías de la estrategias utilizadas para pasar el arroyo Paso Ovecha, distante a 8 km de Jorge Sebastián Miranda, donde el puente construido en el 2012 por la empresa Covipa jamás concluyó. “Este problema estamos soportando tras cada lluvia, es una pena el estado de nuestro camino”, señaló uno de los educadores.

Estrategia. Los docentes se valen de un tractor para alzar su motocicleta y pasar el arroyo. Eso ocurre ida y vuelta. “La idea es acudir a nuestro trabajo, por ello pedimos apoyo a los propietarios de la máquina para pasar el arroyo”, señaló otro educador.

En el citado tramo hay dos puentes inconclusos que complican más aún el tránsito; y que causa que con cada precipitación los habitantes de Puentesiño queden aislados por muchos días.

Pese a los reclamos que realizan las autoridades municipales de la localidad no hay respuesta del Gobierno para urgir a la constructora una solución al problema.

La misma empresa tiene otros 3 puentes inconclusos en el tramo Loreto-Paso Barreto y Jorge Sebastián Miranda.

Convenio. La Gobernación de Concepción, las municipalidades y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) firmaron hace unos 2 meses un acuerdo interinstitucional para la reparación de los caminos del departamento. Sin embargo, por falta de recursos jamás entró en funcionamiento tal acuerdo.

Por ello, todos los caminos rurales se encuentran en pésimo estado, la situación se agrava aún más con cada precipitación y los pobladores ya no saben a quién recurrir.

Dejá tu comentario