Sucesos

Ocho rugbistas van a prisión por el crimen de Fernando

 

Un juez confirmó ayer la prisión preventiva de ocho jugadores de rugby de Argentina, acusados de matar en una golpiza a un joven de 18 años a la salida de un local bailable, en enero, en la localidad bonaerense de Villa Gesell, informó una fuente judicial.

Los rugbiers, de entre 18 y 20 años, actuaron “con la finalidad de consumar el plan previamente acordado de dar muerte a la persona de Fernando Báez”, indicó en el dictamen oficial el juez David Mancinelli.

El homicidio ocurrió en la madrugada del 18 de enero en la puerta de una discoteca en Villa Gesell, 370 km al sur de Buenos Aires.

“Los imputados, aprovechando la inadvertencia de la víctima, quien se hallaba de espalda conversando con amigos, propinaron el primer golpe por detrás, logrando desestabilizarlo, oportunidad en que cayó al suelo en total estado de indefensión”, dice parte del fallo del juez.

Un testigo declaró a la Justicia haber escuchado decir a los rugbiers “te vamos a matar, negro de mierda”.

Desde la muerte de Báez, que es hijo de paraguayos residentes en Buenos Aires, el caso ha conmocionado a la sociedad.

“Siento algo de paz. Creo en la Justicia”, dijo tras el dictamen la madre de Báez, Graciela Sosa, quien convoca a una marcha en reclamo de justicia para el martes próximo frente al Congreso, en la capital argentina.

Los dos principales imputados son Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), mientras que el resto de los rugbiers figuran como partícipes necesarios del crimen.

Según el juez, una vez comenzada la golpiza, comenzaron a intervenir los restantes sujetos activos tanto asestando golpes de puño y patadas como así también impidiendo el auxilio por parte de terceros.

La discusión entre los jóvenes se había iniciado dentro del local bailable.

video. Un video con teléfono celular de uno de los imputados permite ver a Báez derribado mientras recibe puntapiés. Según la autopsia, falleció por lesiones traumáticas en la cabeza.

Los acusados afrontan una pena potencial de prisión perpetua.

Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, otros rugbiers que también habían sido detenidos, fueron liberados porque, según la fiscala, no fueron identificados en el lugar de la agresión por testigos, grupos de reconocimiento ni cámaras de seguridad.

Los jóvenes son jugadores del Club Náutico Arsenal de Zárate, una localidad portuaria sobre el río Paraná al norte de Buenos Aires.

Dejá tu comentario