Economía

Nula investigación de robo en depósito aduanero de Gical

 

El Ministerio Público prácticamente no hizo nada para llegar a encontrar a los posibles responsables del robo millonario de productos electrónicos que habían sido declarados de contrabando y que estaban en el depósito aduanero de Gical, en Mariano Roque Alonso.

Este caso es una de las piezas que forman parte de la estructura de la denuncia que presentó el titular de Aduanas, Julio Fernández, en contra del senador colorado Martín Arévalo por supuesto tráfico de influencias. La otra es referente a los “pedidos insistentes” del legislador para que sean ascendidos como administradores a los funcionarios Roberto Luis Pereira y Miguel Medina.

Según los antecedentes, cinco personas ingresaron al depósito Gical de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) y llevaron gran parte de aparatos electrónicos que habían sido incautados como contrabando.

El hecho ocurrió a fines de agosto del año pasado y, según lo que había publicado ÚH, Fernández apuntó que eran mercaderías que estaban en los contenedores del depósito que fueron declaradas de contrabando en un sumario y estaban para ser rematadas a futuro. El valor aproximado de las mercaderías era de G. 15.000 millones (USD 3 millones de la cotización de ese momento).

Lo curioso es que las cinco personas que ejecutaron el robo entraron sin problemas a llevarse todo lo que pudieron. Fernández, en su denuncia contra Arévalo, relata que la carga de electrónicos se llegó a robar poniendo una carga con contenedor similar, pero que volvieron a detenerla y la llevaron al depósito de Gical, ya declaradas como contrabando. Dijo que lo que quedó fue llevado a remate.

La fiscala a cargo de la investigación del robo en Gical es Nohelia Nauman. A ella está dirigida la nota que envió el director de Aduanas el 19 de enero pasado, quien le comunica que amplió la denuncia del caso de hurto agravado y le pide que impulse las diligencias y acciones dentro de la causa.

Hasta ahora, no se conoce resultado alguno.


Hay otra versión de los hechos
La denuncia de robo de mercaderías del depósito de Aduanas de Gical tiene otra versión. Es la que hizo al Senado, a través del senador colorado Martín Arévalo, el abogado Roberto Rafael Ortiz Villalba, en representación de la Importadora Gecu SA y Belic Import Export SA. El letrado acusa al director de Aduanas, Julio Fernández, y a la administradora de Puerto Paksa, Guadalupe Ruiz, por supuesta “lesión de confianza”.
En su escrito relata los hechos señalando que la carga de electrónicos de USD 3.000.000 fue importada como corresponde y luego se dieron problemas para desaduanizar. Cita que aquí aparecen Denis Alberto Vera Giménez, Richard Agustín Campuzano y Arnaldo Cano Irala.
Sostiene que en ningún momento Aduanas comunicó el sumario y otorgó el derecho a la defensa como corresponde.
Finalmente, señala a Vera Giménez como el responsable de “hurtar las mercaderías incautadas” y también adjudicarse el resto que quedó por un valor ínfimo para luego ofrecerlas en venta nuevamente.

Dejá tu comentario