24 abr. 2024

No es solo falta de recursos, sino voluntad y gestión

Si hay algo que grafica con precisión la inoperancia de cualquier institución del Estado es cuando al reclamársele respuestas, justifica sus ineficiencias en la falta de recursos. Con este argumento pasan la página y continúan como si nada pasara. En tanto, los problemas crecen como bola de nieve, ante sus narices.

Como están en manos de funcionarios que ingresan mayoritariamente por clientelismo político, estos no se sienten mínimamente interpelados a rendir cuentas ni a demostrar logros.

A propósito, leí que el improvisado local del Indi, frente al cual se alza un campo de refugiados, en la avenida Artigas, es factible reubicar. Aunque el tema de fondo ni se plantea: Hablamos del porqué los compatriotas indígenas allí asentados salieron de sus tierras y viven hacinados y en condiciones infrahumanas en la capital del país.

Todo se reduce a trasladar el problema de un sitio a otro. No a resolver las causas del éxodo obligado del que numerosos connacionales de esta minoría son víctimas. Agreguemos el remanido argumento de la falta de recursos como condición principal para atender a este y a los numerosos problemas sociales que nos enrostra la dura realidad. Tenemos un Estado cuyas instituciones asumen que serían eficaces solo si sobra el dinero.

Cuando sabemos que en condiciones adversas se deben buscar los recursos mediante propuestas creativas, haciendo mucho con poco, no solo para convencer a quienes definen el Presupuesto General de la Nación de que mucho más aún se podría lograr si otorgaran los recursos, sino porque en esencia se debe buscar honrar el servicio público con mucho esfuerzo y dedicación, y porque se trata de una cuestión de dignidad.

La gestión de talentos humanos y recursos económicos es parte central de quienes gerencian instituciones del Estado. Por eso se necesita de personas capacitadas para gastar los recursos públicos con inteligencia, austeridad y, sobre todo, honestidad. Las soluciones también pasan por la articulación, las alianzas, el diseño de buenos proyectos y la rendición de cuentas que aliente a seguir cooperando a quienes financian las acciones, porque hay confianza en la calidad del gasto y se ven los resultados.

Por eso es tan penoso, inapropiado y básico que solo se limiten a responder que no se cuenta con los recursos, cada vez que se colocan en la agenda pública situaciones como el crecimiento exponencial de la adicción y, por tanto, de los adictos; el abandono de los sectores vulnerables por parte del Estado, como los indígenas, y la desatención a los pobres extremos en varios puntos del país.

Es una actitud indigna, resignada que antes de intentar pensar en alguna salida, alguna articulación con otras instituciones públicas y privadas, se pierden en excusas. Para ello sobran las fórmulas y los diagnósticos.

Por parte de los servidores públicos falta capacidad de gestión y voluntad; por parte del resto de los ciudadanos, control y seguimiento de los temas.

Si revisan periódicos de 15, 10, 8 o 5 años atrás hallarán las mismas situaciones hoy denunciadas, aunque empeoradas y, entonces y ahora, la respuesta ha sido y sigue siendo que no se cuenta con suficiente recursos. Que solo existe una institución pública para atender a las personas con adicciones, con muy limitada capacidad. Que el problema es de la Senad; aunque también del Indi, la Policía, el Minna, la Fiscalía, y así la ristra de responsables de la desatención a los problemas crece y crece. Juegan a la pelota tata, no se exploran respuestas integrales.

Solo esperan que pase el foco mediático puesto en determinados temas denunciados, como el de los adictos y los indígenas abandonados, para luego dejar que las cosas continúen empeorando y se produzca alguna desgracia mayor que colocará, otra vez, en la misma temática de responsabilizarse mutuamente una institución a la otra. Entonces, todos y nadie son responsables de nada y el alegato será la falta de recursos, y punto.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.