Editorial

No descuidar la salud mental ante la crisis del coronavirus

Las situaciones críticas provocadas por la pandemia del Covid-19 están teniendo efectos considerables en la salud mental. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una de cada cinco personas padecerá una afectación mental como consecuencia de esta crisis. Angustia, ansiedad, síntomas depresivos, insomnio, negación, ira, miedo y estrés, incluso intentos de suicidios, son algunos de los trastornos provocados durante esta etapa y que los especialistas estiman que van a agudizarse mucho más en la etapa posterior. Es muy importante que desde las instituciones del Estado encargadas de la salud, al igual que otros sectores especializados, se vayan encarando acciones para contrarrestar esta posible otra pandemia.

Después de la pandemia del coronavirus es muy probable que tengamos que enfrentarnos a otra pandemia igualmente grave: La de las enfermedades mentales que surgen a partir de los efectos provocados por esta crisis en las personas sometidas a situaciones límites, como consecuencia del encierro prolongado, de la carencia de relacionamiento social, de las limitaciones de viajes, de la imposibilidad de practicar deportes o de asistir a actos recreativos, como por la pérdida de fuentes de trabajo o de ingresos, y aún más por la muerte sin duelo de algunos familiares.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que al menos una de cada cinco personas resultará con una afectación mental como consecuencia de la pandemia. Cuadros de angustia, ansiedad, síntomas depresivos, insomnio, negación, ira, miedo y estrés, incluso intentos de suicidios, son algunos de los trastornos provocados durante esta etapa, y que los especialistas estiman que van a agudizarse mucho más en la etapa posterior.

Por ello es muy importante que desde las instituciones del Estado encargadas de la salud, al igual que desde otros sectores especializados, se vayan encarando acciones para contrarrestar esta posible otra pandemia.

Las recomendaciones apuntan a permanecer en alerta para poder atender los casos, antes de que se vuelvan más graves. La atención debe ser aún mayor en el caso de las poblaciones vulnerables ante estos trastornos, como son las conformadas por adultos mayores y los trabajadores de la salud que se encuentran al frente de la batalla contra el Covid-19.

Afortunadamente, algunas instituciones y organizaciones ya empezaron a trabajar en el tema en el Paraguay.

La Universidad Nacional de Asunción (UNA), a través de la cátedra y servicio de Siquiatría de Medicina, elaboró una serie de recomendaciones para el cuidado de la salud mental durante la pandemia. El texto Salud mental durante la pandemia de Covid-19, elaborado por los médicos Marcelo O’Higgins, Óscar García, Julio Torales y Andrés Arce, tiene una lista de recomendaciones para el personal de salud, población general, niños y adultos mayores y ha empezado a ser distribuido en formato digital. Igualmente, miembros de la Sociedad Paraguaya de Psicología están ofreciendo consultas gratuitas a la población a través de conexiones digitales.

Algunas de las recomendaciones de los especialistas son: Evitar la sobreinformación, evitar la discriminación, tener hora específica para leer o ver medios, generar un ambiente de unidad en la casa, planificar la rutina diaria, realizar actividad física en el hogar, proponer actividades manuales, hacer de guía para trabajos en equipo, pedir ayuda a profesionales de la salud mental si la necesita, recordar que el estilo de vida actual es temporal, quedarse en casa y apostar por el bien común.

Es fundamental que la ciudadanía tenga presente este riesgo y contribuya no solamente con la práctica responsable de las medidas de aislamiento social y de higiene sanitaria, sino también al cuidado de la salud mental.

Dejá tu comentario