25 feb. 2024

Nativos de Casado van por agua en busca de alimentos

Un grupo de nativos de la etnia Maskoy de Castilla no tuvieron otra opción que salir caminando en medio del agua por 30 kilómetros hasta otra comunidad, denominada Riacho Mosquito en la ribera del río Paraguay, para cruzar en lancha hasta Vallemí para poder conseguir alimentos.

Los que hacen la travesía son jóvenes, entre ellos un docente, que relata el motivo por cual tuvieron que salir de Castilla; llevan tarjetas de tercera edad y de los docentes para poder cobrar y con eso comprar los alimentos y luego llevar de nuevo a su comunidad. Mientras los demás dependen de lo que envía el Gobierno; hasta ahora llegaron kits de víveres para olla popular que envía la Secretaría de Emergencia Nacional y, que se entrega en coordinación con el Municipio de Puerto Casado a través del helicóptero de la Fuerza Aérea. La institución, como el Indi, brilla por su ausencia en este momento de crisis que atraviesan los indígenas que hasta el momento no hizo llegar ayuda. Son unas 450 familias de 7 comunidades que están bajo agua, aisladas y lejos de la zona urbana.

Los afectados viven la secuela de la lluvia que azotó el distrito de Casado la semana pasada completando alrededor de 400 milímetros.

Julián Coronel, uno de los docentes, relató que así en medio de la ruta totalmente inundada salen de su comunidad Castilla rumbo a Riacho Mosquito junto con otros jóvenes a buscar alimentos ya que existe mucha necesidad. El objetivo es llegar a Vallemí para realizar compras de mercaderías.

Los vecinos del barrio San Miguel, que es la más grande en cantidad de habitantes en Puerto Casado, reclaman más cantidad de víveres para que alcance a todas las familias, piden 370 kits de alimentos, se niegan a recibir los 300 que quiso entregar la SEN con la Municipalidad. AM

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.