Sucesos

Muerte de padre e hijo en Tacumbú reaviva pelea entre grupos criminales

A un año de la masacre registrada en la cárcel de San Pedro, en el Día del Padre, se siguen dando hechos violentos y sangrientos que involucrarían al Primer Comando Capital y al clan Rotela.

Juan Agüero Adorno (54) y su hijo Vicente Agüero Osorio (30) fueron hallados muertos ayer en la Penitenciaría de Tacumbú.

Ambos estaban recluidos en el pabellón Mixta Alta, lugar donde fueron encontrados sin signos de vida pasadas las 06:00 de la mañana.

Fuentes internas mencionan que ambos habrían fallecido en medio de una disputa del Primer Comando Capital con el clan Rotela.

Se sospecha que el crimen ocurrió en horas de la madrugada y las muertes fueron provocadas con armas blancas, ya que los fallecidos presentaban varias heridas.

Según versiones que se manejan en el penal, padre e hijo se habrían pasado de bando y esto habría molestado al clan Rotela, a cuyos leales se les atribuye este hecho.

Sin embargo, desde el Ministerio de Justicia aseguraron que no se trata de disputas entre grupos criminales, aunque admiten    que hay grescas entre grupos internos.

El viceministro de Política Criminal, Rubén Maciel Guerreño, dijo que las agresiones entre internos se habrían iniciado días atrás.

Las autoridades penitenciarias hicieron una indagación en el pabellón, pero no pudieron hallar mayores datos debido al código de silencio que impera en la población ante estos hechos.

Se tiene sin embargo aislado a un interno, sospechoso de ser el autor material, cuya identidad fue dada a conocer parcialmente indicando que se trata de un hombre que responde a los apellidos González González.

A un año de la masacre. Este doble crimen se da a un año de aquel domingo 16 de junio, cuando en el resto del país se festejaba el Día del Padre, en la Penitenciaría Regional de San Pedro se desató la masacre. Diez internos murieron y otros doce quedaron heridos durante la sangrienta jornada que se dio en la guerra del PCC con el clan Rotela por el control del penal.

La investigación del Ministerio Público reveló que el conflicto comenzó cuando miembros del grupo criminal brasileño se apoderó de un aparato celular perteneciente a Marcial Paredes Espínola, alias Nechi, identificado con los Rotela. Lo que siguió fue un brutal enfrentamiento que dejó hombres calcinados, degollados y heridos de bala.

En otros penales también se replicaron grescas, pero menos violentas, con integrantes de los grupos involucrados.

Incluso, las autoridades penitenciarias tuvieron que trasladar a varios internos de un penal a otro para evitar que se diera otra situación como la ocurrida en el Segundo Departamento.


Protesta de guardias
Este caso se da en medio de un reclamo de guardiacárceles que hoy anuncian la reactivación de medidas de fuerza por lo que ellos consideran falta de cumplimiento de acuerdo de parte de las autoridades del Gobierno en las negociaciones referentes a aumento salarial, insalubridad y otras reivindicaciones laborales que fueron planteadas.

Dejá tu comentario