21 feb. 2024

MOPC adjudica obra para el puente de la Ruta Bioceánica

Puente. Adjudicaron la obra a un consorcio binacional.

Puente. Adjudicaron la obra a un consorcio binacional.

Por Resolución N° 2001/21, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) adjudicó ayer la construcción del Puente de la Bioceánica al Consorcio Binacional PY-BRA, compuesto por las empresas Tecnoedil Constructora SA, Cidade Ltda. y Paulitec Construções.

La oferta ganadora es de G. 616.836.755.744 (USD 90 millones), lo que representa 8% menos del monto estimado del llamado, según la cartera de Estado. Esta obra es considerada el principal eslabón de todo el Corredor Vial Bioceánico, cuyo primer tramo de 277 km ya se encuentra muy avanzado para unir las localidades de Carmelo Peralta (Alto Paraguay) y Loma Plata (Boquerón).

Conocida también como Ruta Bioceánica, una vez concluida en toda su extensión cruzará todo el Chaco paraguayo de este a oeste uniendo con las ciudades fronterizas de Brasil (Carmelo Peralta-Puerto Murtinho) y Argentina (Pozo Hondo-Misión La Paz), acortando el viaje hacia los puertos marítimos más importantes, tanto del Océano Pacífico como del Atlántico.

Gracias al Puente de la Bioceánica y al nuevo corredor vial, la Región Occidental del país se convertirá en un gran Centro Logístico Internacional, generando 2.500 empleos y un sinfín de oportunidades para todos los chaqueños.

El puente se articula en tres tramos, constituidos por dos viaductos de acceso, uno en la margen paraguaya del río y otro en la brasileña, y en medio de ambos el tramo atirantado, que se erigirá solemne en el territorio, pero siempre desde un profundo respeto al mismo, sin estridencias, según la cartera de Estado.

El viaducto de acceso del lado paraguayo tiene una longitud de 304 m, conformado por 10 vanos de 30 m de luz; mientras que en el lado brasileño son necesarios 12 vanos, lo que supone una longitud de 365 m. Con estas longitudes de viaducto se obtienen alturas de terraplén en los estribos del puente de 13.5 m.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.