Política

"Montanaro me dijo que mataron a Mario por la paz de la patria"

El caso Mario Schaerer Prono es quizá uno de los más emblemáticos de la sanguinaria dictadura stronista. Su viuda cuenta aquí cómo vivió aquellos terroríficos días. Y lo que sintió cuando el ex ministro Montanaro entró a Tacumbú.

Por Daniel Ortiz Granada

daniel-ortiz@uhora.com.py

EL ASESINATO DE MARIO SCHAERER PRONO, OCURRIDO EN 1976, FUE EL CASO QUE FINALMENTE LLEVÓ A PRISIÓN, AUNQUE SEA EN FORMA TEMPORAL, AL EX MINISTRO DEL INTERIOR SABINO AUGUSTO MONTANARO. Guillermina Kanonnikoff, la viuda de Mario, asegura que no siente odio hacia el ex ministro de Stroessner, pero que espera una condena de 25 años de cárcel. En la entrevista relata también la crudeza con que Montanaro le contó que mataron a su marido.

-¿Qué sintió al ver a Montanaro ingresar a la cárcel?

-Que un todopoderoso que siempre se sintió intocable atravesaba las rejas que debía haber traspasado 20 años atrás. La sociedad paraguaya siente ahora que nadie es intocable.

-¿Es un mensaje?

-Es un mensaje, pero que no cierra el círculo de impunidad. En el caso Mario Schaerer Prono ganamos las tres instancias, demostramos los hechos y los culpables, faltaba la comparecencia de Montanaro, quien también fue querellado pero se había fugado del país. El otro, Alfredo Stroessner, ya está muerto.

-¿Qué falta para que sienta que hay justicia?

-Falta que se le dé la condena que él merece, estamos hablando del caso Mario Schaerer Prono, donde Alcibiades Brítez Borges (ex jefe de la Policía) fue condenado a seis años de prisión como cómplice y encubridor, Pastor Coronel (ex jefe del Departamento de Investigaciones) a 25 años, al igual que Lucilo Benítez (Kururu Pire), Juan Martínez y Camilo Almada Morel, alias Sapriza, luego de diez años de lucha.

-¿Espera igual condena para Montanaro?

-Corresponde lo mismo (que a Coronel, Sapriza, Almada y Martínez), es decir, 25 años de cárcel, no se duda de su responsabilidad, y como previsión de la pena alta se pide la medida preventiva de prisión.

-¿Por qué?

-Porque él estuvo fugado 20 años. ¿Quién garantiza que no huya nuevamente? Porque nuestro país necesita cerrar la impunidad.

-¿Es venganza?

-No le odio a Montanaro ni a Pastor Coronel, no pierdo el tiempo en eso.

-¿Cuál es su peor recuerdo de Montanaro?

-Cuando me dice sin rubor: "Hemos tenido que matar a Mario, porque representaba un peligro para la paz de la patria". Encima me aconsejó que "eche un manto de olvido e inicie una nueva vida". Estoy haciendo eso, miro el futuro y no le voy a dejar.

-¿Otras frases?

-"Tuerca, tuerca, tuerca". Él aplicaba eso a los que no coincidían en sus ideas; no solo la ley del garrote, sino la tortura, muerte desaparición y, si tenías suerte, el exilio.

-¿Cuántas veces estuvo detenida?

-Dos veces. La primera vez 19 meses, uno en Investigaciones, cuatro en la Comisaría Primera y el resto en Emboscada. La segunda vez fue luego de retornar de España y por su orden me detienen y me llevan ante el comisario Chamorro, en calidad de detenida, al Buen Pastor, donde estuve 23 días.

-¿Su hijo nació en prisión?

-Sí, mi hijo nació en el Policlínico Policial. Me secuestraron el 2 julio del 76 de la cancha de la Primera, adonde nos sacaban a tomar sol todos los días. Me llevaron al Policlínico, me encerraron en el tercer piso y me tuvieron hasta la tarde. Viene un médico policía, petiso gordito moreno, me mira con cara de asco y me dice: "Mañana usted será intervenida".

-¿Qué sintió entonces?

-Me quedé temerosa porque sabía que en Argentina y Uruguay cuando las presas políticas tenían sus bebés los hacían desaparecer, y los entregaban a familias de policías o militares, y en ocasiones también hacían desaparecer a la madre.

-¿Qué hizo?

-Tenía miedo que me dijeran que nació muerto. Esa noche, ya próxima a mi fecha, cada vez que sentía las contracciones, me sentaba en el borde de la cama y pujaba, para que naciera. Mi intención era pedir auxilio recién una vez que haya tenido al niño en mis brazos.

-No ocurrió eso...

-No, al día siguiente, cuando me llevan a la sala de operación me dopan, y tengo a mi hijo por cesárea. Al despertar pregunto qué pasó con mi hijo, me dicen que en 4 horas lo traerán. Dije no, grité, tiré todo lo que había alrededor. Repetí que si no lo traían me sacaría el suero, armé tanto escándalo que lo traen a Manuel. Me di cuenta de que sí era mi hijo, le parecía mucho.

-¿Cuánto tiempo de gestación tenía cuando mataron a Mario?

-Siete meses.

-¿Se enteró enseguida?

-Me contaron de la muerte de Mario después de 22 días de nacimiento de Manuel (25 julio) en la Primera, cuando volví del Policlínico. (Hoy Manuel Schaerer es candidato a embajador del gobierno luguista.)

-¿Cómo?

-Me hicieron bajar al despacho del comisario Galeano. Mi padre estaba allí. El comisario quiso retirarse, pero papá le dijo "no". Cuando vi su cara y escuché sus primeras frases, ya sentí en el corazón un profundo dolor.

-¿Qué dijo?

-"Mi hija, tengo algo muy triste que contarte. A Mario lo mataron."

-¿Cómo reaccionó?

-Grité en su regazo "¡hijos de puta!"

-¿Es su hijo un "pequeño Adrián"?

-No sé, no creo, más bien (esa canción de Alberto Rodas) se refiere a todos los niños que nacieron en prisión. Originalmente se iba a llamar Sebastián, pero cuando me preguntaron el nombre dije Emanuel, que quiere decir "elegido de Dios" con nosotros. Finalmente lo anoté como Manuel y no Emanuel.

-¿Recuerda el fallo sobre el caso de Mario?

-El fallo de la Corte Suprema de Justicia de 1999 sienta jurisprudencia en América Latina y por fin cierra el círculo. La Corte Interamericana de Justicia lo tiene en sus anales. Juan Méndez, representante de la Corte Interamericana en ese entonces, dijo: "Si de algo Paraguay debe vanagloriarse es de un fallo como este, porque en Paraguay no se dio la ley de punto final ni amnistía. Se juzgó y condenó a los responsables directos de crímenes de lesa humanidad, que son imprescriptibles".

FRASES

"Grité en el regazo de mi padre, ?¡hijos de puta!' "

"Montanaro me dijo: ?Hemos tenido que matar a Mario, porque representaba un peligro para la

"No le odio a Montanaro ni a Pastor Coronel, no pierdo el tiempo en eso."

Dejá tu comentario