21 feb. 2024

Mitad de los jóvenes no asisten al colegio por razones económicas

Preocupan a organismos nacionales e internacionales la exclusión educativa desde el 2020, el manejo de la alimentación escolar y las alarmantes cifras de embarazo en niñas y adolescentes.

jovenes no asisten a clases.jpg

Mitad de los jóvenes no asisten al colegio por razones económicas

Foto: Archivo ÚH

En plena pandemia del Covid-19 y con las instituciones educativas cerradas por el confinamiento, en el país 212.217 jóvenes de 15 a 19 años no asistían a ninguna institución educativa formal en el 2020.

De esta cifra, casi la mitad, el 47,2% de chicos y chicas en edad escolar indicó que el motivo para no asistir a un colegio público era económico, se apuntó esta semana durante el seminario “Niñez y Adolescencia en Paraguay en”, de la Coordinadora por los Derechos de la Infancia (CDIA).

“El trato que les demos a los niños y niñas el día de hoy, repercutirá en el mundo del mañana. Si queremos uno mejor, tratemos mejor a esta población ”, manifestó durante el evento Diana García Alcubilla, jefa de cooperación adjunta de la Unión Europea en Paraguay.

La experta también resaltó lo preocupante que son algunos datos, como las tasas de embarazo de niñas en el país. “Lamentablemente estas cifras sitúan a Paraguay como uno de los países más altos en toda la región”.

En el 2020, dos niñas de entre 10 y 14 años dieron a luz por tercera o más veces y otras diez lo hicieron por segunda vez, registrándose un promedio de dos partos diarios en esta franja etaria desde el 2013 hasta el año pasado.

Regresando a las cifras sobre el ámbito educativo, son más de 10.000 alumnos los que se ven afectados por la exclusión escolar cada año, donde el abandono se inicia desde los 13 años, destaca el informe.

5275679-Mediano-991501398_embed

Para el final del ciclo lectivo actual, que culmina el próximo 30 de noviembre, son 243.000 los escolares que no terminarán en salas de clase, según el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

ALIMENTACIÓN. Con el cambio a la modalidad de paquetes de kits de alimentos, este año los departamentos recibieron más recursos, pero invirtieron menos que en el 2020 para los programas de merienda y de almuerzo escolar. Más de G. 44.000 millones con respecto a lo desembolsado en el 2020, recibió en los diferentes departamentos. La cobertura de alimentación no alcanza el 60% de la población escolar en todo el territorio.

Canindeyú solo tiene cobertura de 75 de los 180 días del calendario escolar oficial; Guairá y Paraguarí le siguen en la cola con 90 días.

Ninguno de los departamentos, exceptuando la capital (no se tienen datos), cubre el programa de alimentos escolares desde el inicio hasta el fin del curso anual en el 2020 y en el 2021.

“La Fenaes presentó un proyecto ante la Mesa de Trabajo Estudiantil para el reparto de kits de alimentos, para mejorar la entrega, fue aceptado pero una parte no se ejecutó”, cuestionó Luciano Armoa, estudiante y secretario ejecutivo del gremio.

El joven explica que la falta de entrega de los productos de la canasta básica fue más crítica en Central y otros departamentos.

“Las gobernaciones no coordinaban para que esto se concreta”, agregó. Además, desde la Federación critican la falta de coordinación entre el MEC y los gobiernos departamentales y municipales para que los kits lleguen lo antes posible cuando se inician las clases. Es historia de todos los años, apuntaron.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.