Interior

Misiones Jesuíticas, vigentes atractivos turísticos en Itapúa

 

Las Misiones Jesuíticas Guaraníes fueron declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco en el año 1993 y son lugares de gran referencia turística con miles de visitas anuales, ya sea de connacionales o extranjeros que llegan atraídos por la grandiosa historia de los jesuitas.

También llamadas Reducciones Jesuíticas Guaraníes, fueron un conjunto de 30 pueblos fundados en América del Sur, a partir del siglo XVII, por los misioneros de la Compañía de Jesús, entre los aborígenes guaraníes y otros pueblos nativos, con el objetivo de expandir la evangelización.

Cada reducción estaba a cargo de 2 o 3 jesuitas, al frente de 3.000 a 4.000 indígenas. Los pueblos se desarrollaban en torno a una gran plaza central, alrededor de la cual se construían los principales edificios como el templo, la escuela, la huerta, el cementerio, los talleres y las viviendas de los nativos. Aunque los jesuitas también dejaron huellas en otros países de la región, Paraguay atesora los restos de dos de las reducciones más emblemáticas: La de San Ignacio Guasu, la primera en ser fundada en el año 1609, y la de Santísima Trinidad del Paraná, la mayor y mejor conservada de todas hasta la fecha.

En el Departamento de Itapúa se encuentran los remanentes de la Misión Jesuítica Guaraní de San Cosme y San Damián, famosa por el ser el Centro Astronómico de las Misiones; la Misión Jesuítica Guaraní Jesús de Tavarangué, cuya iglesia aspiraba a ser una de las más grandes de la época, pero quedó inconclusa debido a la expulsión de los jesuitas; y la Misión Jesuítica Guaraní de la Santísima Trinidad del Paraná.

Todos estos maravillosos sitios mantienen desde siempre una atracción para los turistas que siempre llegan y recorren todos los sectores de cada una de las misiones.

En el caso de Trinidad del Paraná, es la más visitada, quizás porque está en excelentes niveles de conservación y es muy accesible. Está ubicada en el pueblo del mismo nombre a solo 700 metros de la ruta PY06 a 30 kilómetros de Encarnación rumbo a Ciudad del Este. Por la noche presenta el espectáculo de luces y sonidos con música de la época barroca que se puede oír en todo el sitio que cuenta con más 6 de hectáreas. La misión sin concluir de Jesús se encuentra a 12 kilómetros de Trinidad, tiene camino totalmente asfaltado y también es bastante visitada. Ambas reducciones se encuentran a pocos kilómetros de las Colonias Unidas donde existen lugares de alojamientos tanto hoteles como posadas turísticas.

Dejá tu comentario