Política

Miles de indignados piden la cabeza de todos los corruptos

 Una multitud de personas se congregó anoche en la Plaza de Armas para exigir el fin de la impunidad y la corrupción. Los manifestantes demandaron que las notas reversales de Yacyretá sean rechazadas y se logre un mejor acuerdo.

Miles de personas llegaron anoche hasta la Plaza de Armas, ubicada frente al edificio del Congreso, para exigir la destitución de los corruptos que siguen en el Parlamento. Aseguraron que la cita de ayer es apenas el inicio de una lucha que busca extirpar la corrupción de la función pública. De la convocatoria participaron ciudadanos de todas las edades, quienes indignados solicitaron además el veto de las notas reversales de Yacyretá.

La movilización fue pacífica y tuvo el colorido de la bandera paraguaya, carteles y pasacalles con mensajes dedicados a políticos, como los colorados Óscar González Daher y Víctor Bogado, o Jorge Oviedo Matto (Unace), entre otros. También hubo un escenario con micrófono abierto.

Marcos Fernández, estudiante de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), subrayó en el evento que los políticos temen a la ciudadanía y por eso el diputado José María Ibáñez renunció. “Si el pueblo se levanta, las ratas se van”, señaló. Agregó que los legisladores y corruptos no tienen que ser recibidos en ningún lugar.

Por su parte, Antonella Pizzurno, de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, animó a los paraguayos a protestar ante la corrupción y la impunidad. Aseveró que la gente está harta de la clase política que estafa la confianza del pueblo.

“Tenemos que dejar de indignarnos solo a través de las redes sociales. Las guerras se ganan en el campo de batalla”, resaltó Pizzurno, instando a las personas a pasar de las declaraciones en internet a la acción en las manifestaciones.

Los presentes corearon también frases como “Fuera Daher”, en alusión al polémico senador luqueño salpicado por tráfico de influencias, quien a pesar de todo sigue ocupando un lugar en la Cámara Alta.

A la cita acudieron además legisladores como la diputada Kattya González, quien buscó infructuosamente que Ibáñez perdiera su investidura; el diputado patriaqueridista Sebastián Villarejo, quien votó por la expulsión del diputado colorado, y la senadora Desirée Masi, una de las más férreas opositoras al Gobierno del presidente Horacio Cartes.

Mensaje. A propósito, la senadora calificó la manifestación como un mensaje a los políticos. “El voto no es un cheque en blanco. Eso es lo que la gente nos dice por las redes, o ahora que se colmó la paciencia nos lo dice en la plaza”, indicó.

Señaló que insistirán con el tratamiento de la ley de derogación del autoblindaje parlamentario. “La ley es inconstitucional, eso lo tenemos que reconocer. Si la Constitución no especifica la mayoría para destituir, es una mayoría simple”, indicó, señalando que tendrán cuidado para que la iniciativa no sea archivada en el Congreso.

Asimismo, la manifestación se aprovechó para firmar una petición que busca el desbloqueo de las listas sábanas, la misma por la cual Ibáñez nuevamente logró acomodarse en la Cámara Baja.

En el encuentro los universitarios leyeron también un comunicado para expresar la posición de gremios estudiantiles y trabajadores.

“Nos convocamos a esta manifestación en repudio del actuar de nuestros gobernantes, quienes han defraudado una vez más a su pueblo”, señalaba el anuncio.

“Los paraguayos aquí reunidos unimos nuestras voces para rechazar categóricamente el acuerdo entreguista Cartes-Macri en la Entidad Binacional Yacyretá. Así también condenamos el actuar de la poca honorable Cámara de Diputados, por blanquear a José María Ibáñez, autor confeso de una estafa al Estado paraguayo”, resaltó la nota.

En el comunicado los manifestantes demandaron el fin de la impunidad, el veto de las notas reversales de Yacyretá y alentaron a la ciudadanía a estar en manifestación permanente para lograr mayores objetivos. Las protestas se replicaron en departamentos como Guairá y Concepción.

Reacciones

Queremos sembrar la semilla del cambio“Llegamos a un punto de indignación total y hoy, pese a que nunca presencialmente participamos de una manifestación, decidimos expresar nuestro malestar como ciudadano porque es el momento de ejercer ese derecho. No podemos dejar que González Daher, Oviedo Matto, Éver Rivas, todos imputados, sigan en sus cargos”. Haydée Villalba, manifestante

Cuando la ciudadanía se mueve logra fuerza“Creo que es un triunfo de la ciudadanía y que cuando se mueve logra su objetivo. Lo que temo es que esta renuncia solamente sea una cortina para que luego lo manden a un cargo en el próximo Gobierno a este señor, lo que sería una verdadera bofetada para toda la ciudadanía. Quiera Dios que este movimiento no se apague”. Estela Appleyard, docente.

No debemos dejar impune ningún acto“Me parece que aunque sea poco cada persona cuenta y debe de poder hacer su parte para cambiar esta situación. Dejando solo un poco el teclado, las redes, para lograr con nuestra presencia dar empuje al clamor popular de no dejar impune un acto de corrupción de nuestros representantes, es lo que nos motiva a seguir”. Matías Silvera, estudiante.

Marito no tiene que pisar su palabra“Marito no tiene que pisar su palabra y tiene que cumplir con lo que le dijo al pueblo, que no iba rodearse de corruptos y que no iba avalar negociado en las binacionales. Estamos aquí en reclamo para mostrarle a la gente que dicen que no nos movilizamos, que sí estamos alerta y que pedimos que todos se unan a esta causa justa”. Naema Villalba, estudiante.

Villamayor afirma que “se cerró el capítulo”
El futuro ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, manifestó ayer que con la renuncia del diputado José María Ibáñez a su banca en la Cámara Baja se cerró el capítulo y afirmó que su dimisión no se dio a cambio de un cargo en el próximo Gobierno de Mario Abdo Benítez.
“Creo que el capítulo se cierra con la renuncia de Ibáñez y ahora a mirar hacia adelante”, expresó a la 730 AM.
El presidente electo no emitió opinión sobre el tema.
Villamayor, uno de los hombres más cercanos a Marito Abdo, reiteró que el silencio del futuro mandatario sobre la cuestión hace muy bien a la institucionalidad de la República.
“La posición de Mario Abdo es no inmiscuirse en temas legislativos ni de otro poder del Estado”, señaló, obviando que legisladores de Añetete salvaron a Ibáñez la semana pasada.

ARP celebra y dice que es triunfo de la ciudadanía
La Asociación Rural del Paraguay (ARP) emitió ayer un pronunciamiento tras la renuncia del diputado José María Ibañez a la Cámara Baja, celebrando la decisión del ahora ex parlamentario y la victoria ciudadana.La ARP señaló que los ciudadanos no permitieron que un ladrón confeso se convierta en “símbolo de la corrupción y estandarte de la impunidad”.“La decadencia moral de aquellos funcionarios del sector público que deshonran la confianza depositada en ellos por el pueblo hace que no merezcan representarnos, administrar los bienes públicos o la Justicia”, señala parte del comunicado. Aclara además que José María Ibáñez “es solo uno de una legión de otros muchos más”, en referencia a González Daher, Víctor Bogado y otros parlamentarios sospechados de corrupción.“La impunidad no puede triunfar; gracias ciudadanos indignados por demostrarnos que unidos contra la impunidad se puede lograr un Paraguay mejor, nuestro país reclama una ética nueva que respete las reglas de conducta básicas de una sociedad sana”, agrega.

Los gobernantes valoran más sus privilegios que a sus principios; estamos en una crisis intolerante. Luis Villasanti


Federico Franco fue escrachado y sacado a empujones de la plaza
El ex presidente de la República, Federico Franco, apareció de forma sorpresiva en el lugar donde se estaba desarrollando la manifestación ciudadana en repudio a la corrupción política y fue sacado a empellones e insultos de los asistentes. Franco, quien acudió con su hijo Freddy Franco a la Plaza de Armas, tuvo que ser resguardado por policías luego de que los manifestantes le gritaran de todo y lo expulsaran del lugar. “¡Bandido!”, “¡Corrupto!” fueron algunas de las acusaciones lanzadas por los manifestantes, quienes además le propinaron patadas. Los asistentes lo acusaron de ser uno de los responsables de vaciar las arcas del Estado en el tiempo en que se desempeñó como mandatario del país.Asediado por los manifestantes, Franco huyó despavorido del lugar, sonriendo nerviosamente.

Dejá tu comentario