24 feb. 2024

Médicos advierten sobre uso de antibióticos para prevenir Covid

CUIDADO. El Covid-19 no es una bacteria, por eso instan a evitar automedicarse con antibióticos. MEDIDAS. El uso de barbijos, el lavado de manos y el distanciamiento físico previenen el contagio.

covid19 reactivos.jpg
Escasez. Reactivos para la extracción del RNA del virus en laboratorios son insumos en déficit.

Foto: Gentileza.

Ante la constante automedicación con antibióticos para tratar un cuadro gripal o el uso inadecuado para supuestamente prevenir el coronavirus (Covid-19), el Ministerio de Salud Pública (MSP) advierte sobre los efectos del uso incorrecto de este fármaco porque pone en riesgo la eficacia de futuros tratamientos y puede facilitar al desarrollo de la resistencia bacteriana.

El Covid-19 es una infección vírica, por ello no se trata ni se previene con antibióticos. En cambio, hay pacientes diagnosticados en los que existe confirmación o elevada sospecha de coinfección o sobreinfección bacteriana, en estos cuadros es inevitable considerar la prescripción de tratamiento antibiótico, alegan los médicos especialistas.

En el país, la venta es bajo receta médica, pero a veces se comparte el medicamento o lo que sobra se consume posteriormente. (Ver infografía).

“Categóricamente el antibiótico no sirve para el Covid-19. Es una enfermedad viral. El antibiótico no tiene ninguna función, por lo cual hay que insistir a la gente que no tome antibiótico, a no ser que sea por una prescripción médica por algún motivo en particular”, advirtió el doctor José Fusillo, presidente de la Sociedad Paraguaya de Neumología.

5198333-Mediano-232322472_embed

En ese sentido, señaló que el uso inadecuado genera resistencia bacteriana. “Eso quiere decir que cuando necesitamos usar antibióticos para otra causa real, no funcione. Es muy peligrosa la automedicación con el antibiótico”.

Por su parte, el doctor Robert Núñez, pediatra y director de la XVIII Región Sanitaria, señaló que no hay un tratamiento preventivo contra el coronavirus a nivel mundial.

“Al ser una infección por un virus, el antibiótico no es la cura para el Covid-19. Por otro lado, sabemos que no hay un tratamiento específico para el Covid-19 a nivel mundial. Lo que se recomienda siempre es hacer el tratamiento de los síntomas. Si tengo fiebre, un antifebril; si tengo congestión o una rinorrea puede tomar algún antigripal”, indicó.

El doctor Núñez señaló que la mejor manera de prevenir es con el uso de mascarillas, lavado de manos y distanciamiento físico.

UN PROBLEMA MUNDIAL

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que no se deben usar antibióticos como medio de prevención o tratamiento del coronavirus. El MSP advierte que actualmente no existe ningún medicamento autorizado para curar el coronavirus. El tratamiento es asintomático. Si tiene síntomas llame al 154.

La resistencia bacteriana es una preocupación a nivel mundial. Con al menos 70.000 muertes anuales en el mundo y la posibilidad de alcanzar 10 millones de fallecimientos en el 2050, se presenta como un desafío para combatir en esta década.

Covid y oxímetro: ¿Para qué sirve el dispositivo?

La dificultad para respirar es uno de los síntomas del coronavirus. Cuando el tratamiento se hace en casa, contar con el dispositivo denominado oxímetro de pulso o saturómetro permitiría controlar adecuadamente el nivel de oxígeno en la sangre para determinar cuándo requerirá acudir a un centro. Las personas con diagnóstico y con enfermedades de base, diabetes, hipertensión deben contar con este equipo en casa, algo necesario igual que un termómetro. “Muchos pacientes presentan en la casa una caída de la saturación por debajo de 93. Ir a una urgencia porque el paciente va a necesitar oxígeno”, dijo el doctor José Fusillo.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.