Política

Mario Abdo retoca su Gabinete, pero evita desprenderse de cuestionados

Las últimas movidas responden a jugadas políticas para posicionar fichas en municipales. Sin embargo, el presidente se encapricha y mantiene a sus leales, que son bastante cuestionados.

El presidente Mario Abdo Benítez evita desprenderse de su jefe de Gabinete, Juan Ernesto Villamayor, y otros cuestionados de su entorno, mientras realiza cambios puntuales respondiendo a jugadas políticas ante presión de su equipo político en año electoral. Mientras tanto, el Gabinete sigue en crisis.

Dos ministros fueron interpelados por el Congreso en una clara señal de falta de apoyo político. Eduardo Petta (Educación) recibió el voto de censura y el presidente lo siguió manteniendo en el cargo, a pesar del rechazo de la comunidad educativa y la falta de capacidad política para encaminar una de las carteras más sensibles en la actual pandemia.

El capricho político del presidente ahondó la crisis en este sector que hoy se debate en medio de la falta de infraestructura y la capacidad para administrar ante el Covid-19.

GUERRA CON CARTISTAS. La permanencia de Juan Ernesto Villamayor aumentó el rechazo al Ejecutivo y abrió un nuevo capítulo de confrontación interna con el cartismo. Este sector, liderado por Horacio Cartes, promovió la interpelación tras el escándalo que reveló reuniones secretas realizadas por el jefe de Gabinete para negociar la deuda de PDVSA.

Mario Abdo redobló la apuesta y no dio ninguna señal de cambio asintiendo el fuego cruzado en el que se debate Villamayor con los principales referentes del cartismo. El bochorno presidencial llegó al límite del escrache que sufrió el pasado fin de semana en un restaurante donde terminó a los golpes con un ganadero.

PAPELÓN MUJER. La actual ministra de la Mujer, Nilda Romero, avivó la crisis con un comunicado selectivo que sacó la institución buscando solidarizarse con las mujeres que acompañaron a Villamayor durante el incidente. Esto generó una reacción en cadena de rechazo por parte de la opinión pública por la falta de posturas firmes en otros casos de feminicidio, violencias que afectan a las mujeres.

Este lamentable espectáculo acabó con la renuncia de la viceministra Liliana Zayas, quien denunció el plan de distinguir al presidente en el Día de la Mujer Paraguaya.

PASARELA DE ORO. El ministro de Obras, Arnoldo Wiens, se estaba posicionando con el mejor perfil en el Gabinete, hasta que estalló el escándalo de la pasarela de oro, donde se gastaron más de dos millones de dólares en plena pandemia. La sospechosa licitación reveló vínculos entre la empresa estrella Engineering, que ya se adjudicó en más de 50 procesos realizados por este Gobierno.

Otro integrante del equipo de Mario Abdo que está bajo la lupa es Denis Lichi (Petropar). Fue salpicado en el escándalo que terminó con la renuncia del ex procurador Sergio Coscia, en un intento de acuerdo extrajudicial para beneficiar a la empresa Texos Oil. Un reciente informe de Anticorrupción confirmó las irregularidades en perjuicio del Estado paraguayo con el pago de más de siete millones de dólares. El caso está en manos de la Fiscalía y nuevamente el presidente no da señal de cambio.

Dejá tu comentario