24 feb. 2024

Luqueño: Daniel Rodríguez, crítico con la labor arbitral

Daniel Rodríguez, presidente del Sportivo Luqueño, en charla con Fútbol a lo Grande (1080 AM) expuso su posición acerca de la actuación arbitral en el empate de su equipo ante General Caballero por 1 a 1 de local.

“El General llegó al empate solo por ese penal; en el Mundial no cobraban ese tipo de manos. Cuando nos sentimos perjudicados vamos a elevar siempre nuestra voz” expuso el titular auriazul a lo que sumó: “Vamos a pedir una reunión con Eber Aquino (director de árbitros), queremos que los criterios se unifiquen. A nosotros no nos cobraron un penal en una acción similar, se debe medir todo de la misma manera”.

Rodríguez remarcó: “Ponemos como ejemplo el penal que sancionaron para Trinidense en la 1ª fecha y el penal que no nos sancionaron en esta ocasión, queremos que esto evolucione en positivo”.

Con respecto de lo que se vivió en el Feliciano Cáceres, el dirigente expuso: “Vivimos una gran fiesta otra vez con nuestra gente, que brindó un marco espectacular”. “Fuimos superiores al rival, pero lastimosamente no pudimos regalarle a nuestra gente una victoria, pero esto recién empieza y ya volveremos a festejar” consignó Rodríguez.


Deuda pendiente
Daniel Rodríguez reconoció la deuda con el ex entrenador Miguel Zahzú que asciende a los 100.000 dólares a lo que explicó: “La cuenta que tenemos con Zahzú es por el ascenso y vamos a ir cumpliendo; recién estamos en el mes de febrero, acomodándonos en Primera y vamos a saldar esa deuda más adelante. Él (Zahzú) es hincha y ama al club y ya acordamos que nos va a esperar un poco más y vamos a cumplir lo pactado”.


Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.