Sociales

Louis Vuitton no pierde su esencia

 

Louis Vuitton, que organizó su desfile en las galerías del Palacio del Louvre y que al ritmo de una música electrónica con melodías barrocas puso sobre el escenario una nueva versión de las crinolinas: Un armazón geométrico en faldas, chaquetas y vestidos para dar una forma ahuecada, similar al antiguo guardainfante. Fue como un baile de máscaras, con exageradas gafas, chaquetas de terciopelo, vestidos de encajes, pantalones de satén y larguísimas capas, aunque en términos generales fue una línea un tanto oscura para tratarse de una colección primavera-verano 2022. El diseñador de la firma, Nicolas Ghesquière, es conocido por sus siluetas triangulares, con hombros marcados y pantalones tipo cigarrillo o sus minifaldas rígidas con corte sesentero. Vuitton transformó una de las galerías en la sala de los espejos de Versalles, llenando con ellos las paredes y colgando del techo lámparas de cristal.

Con un gran afiche que decía “sobreconsumo igual extinción”, apareció en pasarela un militante de un movimiento internacional contra el cambio climático.

Dejá tu comentario