Interior

Los auditores del MSP advirtieron que el depósito en CDE no era apto

Una auditoría realizada por fiscalizadores de la central del Ministerio de Salud Pública advirtió que el local no reunía las condiciones para albergar medicamentos, en el mes de abril del 2016.

La bioquímica Edita Irrazábal sostiene que remitió 15 notas a diferentes dependencias del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social con relación al estado del local alquilado, donde funcionaba el Parque Sanitario de la X Región Sanitaria.

Una auditoría realizada por fiscalizadores de la central del MSP advirtió que el local no reunía las condiciones, en el mes de abril del año 2016. Nada cambió hasta que el caso saltó ante la opinión pública hace una semana y ahora todos los insumos y medicamentos fueron trasladados a un depósito del Hospital Regional del Instituto de Previsión Social de Ciudad del Este.

Irrazabal declaró en la mañana de ayer ante la fiscala Estela Mary Ramírez, quien investiga la circulación de medicamentos nocivos para la salud y lesión de confianza, tras la denuncia realizada por la abogada Yolanda Paredes.

Paralelamente un equipo de auditores del MSP se encuentra trabajando con relación a las documentaciones que la encargada posee sobre los informes que había elevado a sus superiores, con relación a la situación del parque, las goteras, la temperatura y la falta de servicios de internet, según reveló ayer la licenciada. “En abril del año 2016 vino un equipo de la administración central para una inspección, para ver si se podía habilitar legalmente el local. Las químicas establecieron en el acta que no reunían los requisitos. Pero, se usó el local porque el Alto Paraná no podía parar sin medicamentos, continuamos trabajando en forma irregular”, afirmó ayer Irrazabal en entrevista con esta redacción regional.

Sobre la condición del parque había remitido notas al director Miqueias Abreu, en cuya administración se trasladó al depósito del kilómetro 11 el Parque Sanitario desde un local de Hernandarias. Luego, cuando asumió el médico Gustavo Giubi, también le remitió una nota, así como al médico Hugo Kunzle, actual director de la X Región Sanitaria, según su versión.

Otras notas fueron elevadas a la administración local, con copia a la administración central del MSP, a la asesoría jurídica y otras dependencias, siguió relatando Irrazabal. En ese contexto, señaló que fue el actual director el que comenzó las gestiones para el traslado a otro local, pero por trámites burocráticos y el comienzo de la pandemia retrasó todo. “Me consta que el doctor Kunzle hizo lo que estaba en sus manos. Hubo un problema legal para mudarse así nomás al IPS, entonces, el proceso fue más largo”, afirmó. “El calor es lo que más nos afectó en ese local en estos 5 años y 8 meses de lucha. Los medicamentos vienen dos veces al mes y no quedan almacenados mucho tiempo en el lugar antes de su distribución. Nos llegan el segundo y el cuarto miércoles y generalmente quedan de 3 a 7 días en el local, porque ya son retirados por los compañeros de las diferentes localidades del departamento”, explicó.

“Son más insumos que medicamentos. Batas, protector facial, guantes, alcohol en gel, mamelucos, entre otros, los que están en las casas cuyas imágenes fueron publicadas. El sábado se recibió una partida grande y tuvimos que quitar fuera para encontrar las ampollas por falta de espacio. Que la población no nos juzgue por eso. Hicimos todo lo que pudimos con las herramientas. Lo importante ahora es que salimos de ahí”, relató la bioquímica.

Dejá tu comentario