21 feb. 2024

Llano tira la toalla hasta marzo sobre juicio político a ministros de la Corte

El titular del Congreso alegó que durante el receso parlamentario será difícil convocar a una sesión extra, porque la mayoría de los senadores asumieron compromisos para viajar al exterior y visitar a familiares.

Desayuno de trabajo.  Llano, Petta y algunos funcionarios compartieron con los periodistas agua y chipitas como símbolo de austeridad en el Congreso.

Desayuno de trabajo. Llano, Petta y algunos funcionarios compartieron con los periodistas agua y chipitas como símbolo de austeridad en el Congreso.

El juicio político a tres ministros de la Corte Suprema de Justicia queda en stand by en la Cámara Alta durante el periodo de receso parlamentario.

El propio titular del Congreso, Blas Llano, indicó ayer que si no existe algún elemento imperativo en este tiempo se estaría definiendo el tema en marzo de 2015.

El liberal, junto con el vicepresidente segundo del Senado, Eduardo Petta, y un grupo de colaboradores, hizo ayer un balance de gestión ante los periodistas.

En la ocasión, fue abordado sobre el juicio que quedó pendiente en la Cámara Alta.

La acusación remitida por Diputados pesa sobre los ministros Óscar Bajac, Sindulfo Blanco y César Garay.

Llano admitió la dificultad de convocar a una sesión extraordinaria, alegando que la mayoría de sus colegas ya asumió compromisos de viajes al exterior y visitas a familiares.

Indicó que no fue posible tratar el juicio la semana pasada ni tampoco hubo dictamen de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

De hecho, el titular de la citada comisión, Julio César Franco, mencionó que por falta de copias no pudieron revisar el libelo.

Llano habló de riesgos en caso de una convocatoria a sesión extraordinaria, en la que podría haber sorpresas, con relación a la falta de cuórum.

Son 30 los votos que se necesitan para llevar adelante el juicio político, pero hasta el momento los números se mantienen en 27.

El presidente del Senado recordó la posición que asumieron 18 de sus colegas de distintas bancadas, que están contra el procedimiento.

Indicó que también en enero hay feria judicial.

No obstante, consideró un paso importante la instalación de la comisión que se encargará del estudio de leyes sobre la reforma judicial.

En cuanto al pedido del PDP (Partido Democrático Progresista) de incluir en la lista de enjuiciados a los ministros Antonio Fretes y Gladys Bareiro de Módica, Llano dijo que tenían libertad de hacerlo, pero que dependerá de la voluntad política.

Sostuvo que cada sector político evaluará si corresponde o no el juicio a los mencionados ministros, recordando que tanto la ANR como el PLRA coincidieron en que existen causales contra Víctor Núñez, Bajac, Blanco y Garay.

Víctor Núñez se adelantó a los hechos y decidió renunciar al cargo en la Corte.

REELECCIÓN. Llano también fue consultado por la prensa sobre la relación entre el juicio político a los ministros y la eventual reelección del presidente Horacio Cartes.

Justamente, la disidencia, que no está de acuerdo con el procedimiento, alega que la intención es ubicar a leales del mandatario para que el mismo pueda quedar habilitado para competir en el 2018.

“Nada que ver”, sentenció Llano y sostuvo que el enjuiciamiento no responde a ningún pedido de Cartes.

Trajo a colación que la conformación de una comisión de reforma judicial fue una iniciativa suya con el apoyo de los distintos sectores.

Ante acusaciones de que formó parte de un acuerdo para ser titular del Congreso, Llano indicó: “Eso se dice sin mucho fundamento. Son especulaciones, dimes y diretes”.

Dijo que llegó al cargo por la necesidad de que al frente del Congreso esté una persona de un signo político distinto a Cartes en base a la pluralidad.

Sobre la posibilidad de que el PLRA acompañe una reforma electoral, se limitó a señalar que esa decisión debe analizarse en una convención.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.