27 feb. 2024

La partida de José Luis Miranda, un maestro de maestros

Ayer al mediodía falleció José Luis Miranda, uno de los más grandes maestros de música del Paraguay, tras complicaciones de salud. El velorio se realiza en el Jardín de la Paz de Lambaré y el entierro será hoy, a las 16:00 en el mismo lugar.

El director y compositor en vida fue maestro de destacadas figuras del ámbito musical, como Berta Rojas, Luis Szarán, Daniel Luzko, Jorge Postel Pavisic y cientos de músicos. “Todo lo que pueda decir del profesor Miranda quedará corto”, menciona su alumna Teresa Alvarenga.

“Maestro de maestros, de vasto conocimiento no solo musical sino universal. Sus clases eran un desfile de alumnos de todos los estilos y colores . Él, entre explicarte un ejercicio corregía a alguno que estaba al piano. No importaba si podías o no costear tus clases, él te recibía con el mismo entusiasmo”, refiere.

Alvarenga destaca la preocupación de Miranda por que la educación musical en Paraguay sea de calidad y por la propagación del canto coral, lo cual le llevó a crear y ser socio fundador de Apromus (Asociación de Profesores de Música del Paraguay) vigente hasta hoy. “El país perdió a un grande”, puntualiza.

El maestro Luis Szarán, en contacto con ÚH, eleva palabras de agradecimiento para José Luis, quien fue su “admirado y querido maestro”. “Le debo mi carrera en la música”, subraya el director.

“Como estudié contra la voluntad de mi madre y no tenía dinero, nunca me cobró un centavo; es más, para que pudiera recibir con dignidad mi título de profesor de Música me compró mi primer traje”, destaca.

Años después, Szarán siguió estudiando con otros maestros internacionales como Hans Swarovsky, Luciano Berio, Piero Bellugi y otros. “Eso me permitía solamente confirmar todo lo que había aprendido de él”, culmina.


El músico, docente, máster en Artes, doctor HC en Arte y Cultura falleció ayer. Alumnos y colegas destacan su gran labor.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.