Economía

La pandemia liquidó 6.000 empleos formales en CDE

 

La inactividad laboral por causa de la cuarentena total y luego la vuelta a la actividad laboral en forma gradual afectaron directamente a 6.000 trabajadores formales de Ciudad del Este, de acuerdo con un reporte de la Oficina Regional del Trabajo. Se trata de los que perdieron sus trabajos y cuyos casos fueron comunicados a la entidad estatal, aunque en el sector privado se llegó a afirmar que la pérdida de empleos ascendía a 45.000 por causa de la pandemia.

El mismo reporte da cuenta de que 16.801 trabajadores fueron habilitados para el pago de la compensación económica del Instituto de Previsión Social (IPS), debido a la suspensión de trabajo que ya fue prorrogada en dos ocasiones en algunas empresas, que aún siguen esperando que mejore la situación económica y se pueda recuperar el movimiento comercial, especialmente, en el microcentro.

En efecto, se registraron 3.552 solicitudes de suspensión temporal de trabajo. En la cartera de Estado llegaron a realizar asesoramiento laboral a más de 6.500 personas, que acudieron a la oficina para buscar información de cómo debían encarar la posibilidad de la pérdida del empleo; de esa cantidad realizaron el cálculo de liquidaciones a 6.000 personas que quedaron sin ocupación laboral por causa del Covid-19.

Con relación a las empresas que seguían operando, principalmente en el sector industrial y algunos locales comerciales que ofrecían servicios por internet, la oficina regional del Trabajo realizó 722 inspecciones de condiciones de salubridad y seguridad ocupacional, con la consecuencia de la suspensión o cierre temporal de algunas de ellas, por la violación de dichas normas.

La cuarentena obligatoria dispuesta por el Gobierno Nacional, por recomendación del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social desde marzo pasado, había paralizado totalmente las actividades laborales en el sector comercial del centro de Ciudad del Este, por varios meses. En la actualidad, con la reapertura del Puente de la Amistad, se recuperaron en parte los empleos, pero no la totalidad, debido a la situación incierta de la economía dependiente del turismo de compras.

Los datos proporcionados por el sector empresarial refieren que la crisis afectó directamente a 70.000 familias del Alto Paraná, lo que extiende a más de 210.000 las personas que estuvieron con dificultades económicas, antes de la reapertura del Puente de la Amistad, el mes pasado.

Iván Airaldi, empresario de Ciudad del Este, había señalado en setiembre pasado que se perdieron 45.000 empleos en la capital del Departamento de Alto Paraná, una cifra varias veces más alta a lo registrado oficialmente.

Dejá tu comentario