Interior

La lluvia caída en el Chaco trajo tranquilidad tras 7 meses de sequía

Boquerón y Alto Paraguay fueron las zonas más beneficiadas con el clima, mientras que en Guairá las aguas colaboraron al aplacar los incendios en la cordillera del Ybytyruzú.

La lluvia registrada en la fecha trajo consigo un gran alivio especialmente a aquellos sectores ganaderos de la cuenca media y baja de la rivera del río Pilcomayo.

No fue lo suficiente como para llenar un tajamar, pero sí como aliciente a la penosa realidad de la escasez de agua y falta de alimentos, así como también para sofocar los focos de incendios. Una lluvia así, por lo general, revive los pastos ya secos o semimuertos.

Así, el intendente de General Bruguez, Omar Cabanellas, celebró la lluvia no tanto por la cantidad, sino porque fue lo suficiente para apagar los incendios de su distrito. De la misma manera, la pobladora chaqueña del Departamento de Boquerón, Nirma Servín, agradeció la lluvia caída que sirve para frenar el fuego en la zona de Margariños.

Ciertamente meteorología pronosticó lluvia, y que de manera puntual se registraron volúmenes muy importantes en algunos sectores de la zona, como en Cadete Pando, Departamento de Presidente Hayes, que registró 55 milímetros; en General Bruguez estuvieron en los valores de 10 y 30 milímetros. En el Departamento de Boquerón se registraron valores de hasta 60 milímetros. Algunas de las comunidades que tuvieron mayor registro fueron: Margariño, 60 milímetros; La Dorada, 50 milímetros; Agropil, 50 milímetros; Ávalos Sánchez, 30 milímetros; El Solitario, 45 milímetros. En menor rango se registró en la comunidad indígena de Ko’ê Pyahu de Laguna Negra, distrito de Mariscal Estigarribia, con 5 milímetros de lluvia. Otras zonas del Chaco, especialmente el Alto Chaco, no se reportan lluvias, sí, lloviznas que también fueron bienvenidas por la sequedad de la tierra.

ALTO PARAGUAY. En el Departamento de Alto Paraguay desde el miércoles comenzó un temporal, donde al principio predominaron ráfagas de vientos que causaron algunos daños materiales en el distrito de Fuerte Olimpo y ayer jueves desde el amanecer cayó la ansiada lluvia que brindó alivio a la población chaqueña.

En todos los distritos, ya sea zonas urbana y rural, se registraron precipitaciones que, según los vecinos, significaron bonanza tras soportar una larga sequía que ocasionó la falta de agua tanto para consumo humano como para la producción pecuaria. Hasta el momento, los registros de lluvias son de 20 a 50 milímetros, mientras en varios lugares continúa cayendo agua y se espera pueda llenar los aljibes, tajamares, incluso para los riachos que estaban secos por la bajante del río Paraguay.

EN GUAIRÁ. Las lluvias que se registraron en distintos puntos del Departamento del Guairá, ayudaron a apagar el 100% del incendio en la cordillera del Ybytyruzú, informaron los bomberos voluntarios de Villarrica, a través de un reporte oficial. Después de casi tres meses de la falta de lluvia, finalmente, el fenómeno se hizo sentir el miércoles, ayudando a paliar la sequía y, por sobre todo, sofocar en un 100% el incendio en la cordillera del Ybytyruzú. Silvio Gamarra, bombero de la compañía K31 de Villarrica, dijo a Última Hora que gracias a la lluvia y la labor de los bomberos se logró apagar todo el incendio que afectó a los bosques del Ybytyruzú. Comentó que al mediodía de ayer, se dirigieron algunos bomberos a las compañías San Vicente y Cerro Polilla, zonas afectadas por el incendio, a modo de verificar la situación actual, donde se constata que ya no existe ningún foco de incendio activo.

Dejá tu comentario