Política

La gente se manifestó a favor y en contra del ex senador llanista

Separados por vallas y policías, los dos grupos se confrontaron con improperios a gritos alrededor del Congreso. Los escrachadores celebraron la pérdida de investidura de Dionisio Amarilla.

La extensa jornada del juicio político al ex senador liberal llanista Dionisio Amarilla tuvo a sus protagonistas en la calle.

La Comisión Escrache se ubicó con carteles, papeles, banderas y música en el cruce entre 15 de Agosto y El Paraguayo Independiente para presionar por la pérdida de investidura del liberal y se mostraron impacientes por la dilación del proceso dentro de la Cámara Alta.

Los ciudadanos pidieron en todo momento que el legislador denunciado por hechos de enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y corrupción sea imputado y exigieron su prisión.

Cuestionaron a los senadores Silvio Ovelar y Enrique Bacchetta, de Colorado Añetete, por apoyar al llanista. “¡Fuera Ovelar! ¡Fuera Bacchetta!”, gritaron cuando fue rechazado el pedido de postergar por 8 días el tratamiento de pérdida de investidura.

Pero el punto más fuerte del día fue cuando se decidió por la desvinculación. “¡Una rata menos!”, exclamaron.

Apoyo. A una cuadra del sitio donde estaban los escrachadores se ubicaron los manifestantes a favor de Amarilla. “¡No se va, no se va, Dionisio no se va!”, alentaba el grupo que fue acusado por los ciudadanos autoconvocados de ser pagados por el senador. “¡Hurreritos!”, les decían.

Una guerra de improperios entre ambos sectores se desencadenó principalmente cuando los seguidores de Amarilla lanzaban acusaciones contra Esther Roa, líder de la Comisión Escrache.

En todo momento fueron agresivos e insultaban sobre todo a los periodistas por considerarlos culpables del escándalo que envuelve al senador.

Los manifestantes negaron haber sido pagados y dijeron que se congregaron por voluntad y por creer que se cometía una injusticia con Amarilla.

La Policía Nacional desplegó una gran custodia incluyendo a los cascos azules alrededor de la sede del Congreso.

El legislador está envuelto en un escándalo de supuesto intento de soborno a un periodista para beneficiar a una empresa de seguridad.

El abogado Ezequiel Santagada presentó un pedido de acceso a información pública a la Contraloría solicitando la declaración jurada de Amarilla, pero la Contraloría se negó a entregar dicha información argumentando que es información de carácter privado.

Por Cuevas. Luego de la pérdida de investidura de Dionisio Amarilla, los escrachadores anunciaron que ahora insistirán con la imputación del presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Cuevas, y por su pérdida de investidura, atendiendo a que desde el año pasado es investigado y la Fiscalía no avanzó en el caso.

Miguel Cuevas está siendo investigado por enriquecimiento ilícito y lesión de confianza por supuestas irregularidades durante su administración como gobernador del Departamento de Paraguarí (2013–2018).

Dejá tu comentario