Opinión

La fase dramática

Estela Ruíz Díaz Por Estela Ruíz Díaz

Después de la tempestad viene la calma. Aunque esta calma sea muy diferente a los tiempos favorables que señala la conocida frase, porque la que se vive en el país entraña ansiedad e incertidumbre. No se sabe lo que vendrá o se teme lo que sucederá.

Hace 10 días que EEUU propinó el golpe más duro al ex presidente Horacio Cartes, tras acusarlo de “significativamente corrupto”, de utilizar su cargo en el Poder Ejecutivo para obstruir una investigación del crimen transnacional que involucraba a su socio y que este esquema le permitió seguir participando en actividades corruptas, incluyendo sus lazos con organizaciones terroristas.

Embed

Aquel viernes cuando el embajador Marc Ostfield comunicó la decisión, hubo confusión en las filas cartistas. Esa etapa de negación continúa, ya que en el discurso siguen sosteniendo que la posición de EEUU es política y no jurídica, como si fuera que esta situación lo deja fuera de riesgo.

Cartes, expuesto al escrutinio público por su candidatura a la ANR, admitió que está pasando momentos difíciles y dolorosos. “Yo acepto que me digan que no puedo entrar a su casa, que mi familia no pueda hacerlo, pero corrupto no. La defensa no es solamente un derecho, en mi caso es una obligación”, señaló a sus seguidores.

Luego elevó a fase dramática su nueva estrategia electoral: “Podemos morir, nos pueden sacar de la cancha, pero cuidado que si seguimos vivos, no nos para nadie”, ratificó su hoja de ruta.

Santiago Peña, su delfín, asumió el nuevo relato electoral: “La única forma de que Horacio no sea presidente del partido, la única de que Peña y Alliana no lleguen, es que nos maten o nos metan presos”.

La designación de Cartes como corrupto y con vínculos con el terrorismo ha roto el eje discursivo de Honor Colorado que no podrá apelar a dichos adjetivos oprobiosos para acusar a sus adversarios, igualmente merecedores de tales tratos. Tanto es así que la candidata a senadora María Teresa Peralta aseguró, con un cinismo sin límites, que “la corrupción no es delito”. En breve, otro incondicional señalará que el terrorismo es un juego de niños.

Como arma de campaña electoral, se apela a la emotividad extrema de la prisión o la muerte teniendo como enemigo nada menos que a Estados Unidos.

CONTRA LA MAQUINARIA. No solo el ex presidente mancillado ha ingresado al campo de la incertidumbre. Hace 8 días se instaló en Diputados el pedido de juicio político a la fiscala general, y aunque no se logran aún los votos en las sucesivas sesiones, el desgaste para Sandra Quiñónez es brutal. Mañana sigue el cuarto round en Diputados, donde nuevamente se machacará contra la gestión del Ministerio Público que cada vez puede justificar menos su vergonzosa inacción no solo en el caso Messer-Cartes, sino de todos los intendentes y gobernadores acusados de corrupción. El freezer fiscal es un abrigo impune y la mayor deshonra de un Ministerio Público que decidió ser un brazo político antes que vigilante del patrimonio público.

Cartes soporta cuatro denuncias y está siendo investigado por la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrupción y la Unidad Especializada en Lavado de Dinero y Financiamiento del terrorismo. El fiscal Osmar Legal, de sospechosa lentitud en sus investigaciones, lanzó una dura advertencia al Congreso aclarando que no imputará a un ciudadano de alto perfil como Cartes “porque el Senado quiere”.

En medio de todo esto, una llamativa resolución de la Corte Suprema agitó la semana. Cuatro años después dio trámite a la acción de inconstitucionalidad promovida por el ex presidente contra la resolución del Senado que le impidió jurar como senador activo. Tanta polvareda levantó, que desistió de su intención de asumir la banca ordenando a sus abogados retirar la acción judicial. Tuvo que dar un paso atrás.

FELICIDAD CONTENIDA. Dicen que EEUU le pidió expresamente al presidente Mario Abdo Benítez que no dijera una sola palabra sobre la resolución del Departamento de Estado. Marito cumplió. No hizo alarde ni festejó públicamente la caída internacional de su adversario.

Esta semana recibió otra buena noticia. Paraguay aprobó el examen antilavado de dinero y evitó caer nuevamente en la lista gris. Por tanto, se considera un país cooperante en materia de combate al lavado de activos. Esto refuerza su posicionamiento político en un área que está bajo la lupa internacional.

LISTA NEGRA. “Esta no será nuestra última designación en Paraguay”. Esta frase había sonado a amenaza aquel viernes cuando el embajador Ostfield anunció lo de Cartes. En estos días, los rumores sobre una segunda lista agitaron el escenario político. Se lanzan nombres. Que golpeará a varias áreas, especialmente el Poder Judicial, y que la esquirla alcanzará a un ministro de la Corte Suprema, a empresarios y políticos de ambos sectores. Que la noticia es inminente. Una foto del embajador paraguayo en EEUU, José Antonio Dos Santos, al lado del presidente Joe Biden, reavivó el cotilleo.

¿Saldrá una nueva lista? ¿Golpeará esta vez al Gobierno? ¿Abrirá EEUU una causa judicial contra Cartes? ¿Cuándo? Estas y otras preguntas sobrevuelan, inquietan, pero no hay respuestas.

La fase dramática no solo es de Cartes que busca blindaje popular para enfrentar el mayor desafío de su vida, sino de quienes saben que por acción u omisión anularon la Justicia para que se consolidaran la corrupción y la narcopolítica. Esos están con el rabo entre las piernas. Con el miedo recorriendo sus venas, excavando pozos para guardar su plata malhabida, evitando reuniones, donde sus nombres se mencionen con gestos de desaprobación. Es el mínimo purgatorio que merecen antes que la noche se les caiga encima.

Textual

“Quiero responder al inútil e irresponsable de Osmar Legal, quien es un inútil e incapaz de llevar adelante los temas que tiene en cuenta y supuso el argumento de que el informe de la CBI no tiene la rigurosidad, etc., etc. Le comento al inútil e incapaz de Legal que la Real Academia Española define ‘informe’ como un conjunto de datos alrededor de un hecho de personas o circunstancias, y si él quiere que se le haga su carpeta fiscal y que tuvo cuatro años para hacerlo y que por inútil no hizo, entonces que no pida hacer su trabajo. Que renuncie entonces a su papel de fiscal”.

(Senador Jorge Querey)

Lo que hay que saber

VOTO A VOTO. Ante el permiso de Carlos Rejala, asumió Renato Ibarrola, hijo del diputado Tito Ibarrola, y ya aclaró que respalda la destitución política de la titular del Ministerio Público.

LOS CUATRO. El tratamiento del juicio político a Sandra Quiñónez sigue mañana en Diputados. Por ahora, los 4 votos llanistas siguen fieles a la fiscala general: López, Ortiz, Noguera y Mineur.

TRUEQUE. María de las Nieve López tiene razones para proteger a la fiscala general. Su esposo Daniel Báez, ex intendente, está imputado por supuesto desvío de G. 1.000 millones.

DUPLA. En la Concertación suena cada vez más fuerte la alianza entre el liberal Efraín Alegre y Soledad Núñez, que a su vez generaría la renuncia voluntaria de candidaturas testimoniales.

Dejá tu comentario