Economía

LA CIFRA

 

A nivel mundial, el modelo de negocios que incorpora los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ha alcanzado los USD 23 billones, lo que, comparativamente representa el 51% de la inversión total anual de Europa.

Este modelo no solo busca disminuir al mínimo cualquier tipo de impacto ambiental, social o de gobernabilidad, también pretende generar acciones proactivas que permitan la sostenibilidad a futuro del ambiente, según el análisis que compartió con Última Hora, Marcos Neto, especialista en Finanzas y ODS del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el marco de una reciente visita al Paraguay.

Indicó que para introducir este modelo de negocios, hay que generar la evidencia sobre los mejores resultados respecto al modelo tradicional.

“Un estudio publicado el año pasado por la consultora McKinsey, que demuestra que todas las inversiones con ODS ya ascienden a USD 23 billones a nivel mundial, que sería el equivalente al 51% de todas las inversiones en Europa están manejadas bajo los estándares de gobernabilidad, medioambiente y desarrollo social. El estudio demostró que estas inversiones a largo plazo tuvieron los mismos retornos o inclusive, hasta un 25% más de retorno que las inversiones tradicionales”, comentó.

Con respecto a qué diferencia hay entre este modelo de inversión y el tradicional, Neto respondió que los proyectos con ODS funcionan bajo una serie de principios de inversión responsable verificando cómo es esta empresa en cuestiones de trabajo infantil, gobernabilidad, medioambiente, etcétera.

“Se analiza la inversión bajo una serie de estándares que definen si se hace o no; pero pensamos que debemos también apuntar una estrategia que no solo busque evitar daños, que también tenga una actitud proactiva para buscar generar un impacto positivo social, ambiental y financiero. Este es el cambio que estamos queriendo generar”, apuntó.

el camino. El Paraguay ha venido mostrando un crecimiento económico sostenido, que es un fantástico escenario para incorporar este modelo de inversión.

“El camino para un país productor de alimentos como Paraguay es tomar el ejemplo de Colombia con la producción de café, en volumen no pueden competir con Brasil, pero sí crearon una marca país que les permite vender a un precio que les hace ganar lo mismo que Brasil; lo mismo puede hacer el Paraguay con la calidad de la soja”, afirmó.

En su opinión, la pregunta que deben hacerse en nuestro país es hasta cuándo es sostenible mantener un ritmo de inversión en agronegocios sin tomar decisiones de preservación del ambiente y esperando los mismos rendimientos.

“Para un país como Paraguay, por eso es clave incorporar los ODS en sus proyectos de negocios”, aseguró.

Dejá tu comentario