Política

Itaipú busca blanquear a country que violó contrato de uso de franja

El barrio cerrado privado de lujo Santa Elena Country & Marina Club violó el acuerdo firmado con la binacional al construir sobre la franja de bosques de protección del embalse de la represa.

Mientras que en el año 2011 la Itaipú cuestionaba al Santa Elena Country & Marina Club el incumplimiento de contrato por haber construido sobre la franja de bosques de protección o poligonal envolvente de la binacional, el informe actual enviado al Congreso ahora dice que la construcción de dicho quincho y otras obras fueron “en concordancia a las estipulaciones del Manual de procedimientos de la Gestión Ambiental”.

Esto da a entender que la política de la nueva administración de Itaipú en el lado paraguayo, encabezada por el director Ernst Ferdinand Bergen Schmidt, será de blanqueo de los condominios y clubes en situación irregular.

El informe sobre Itaipú al Congreso, acerca del Club Náutico Hernandarias, que ocupa sin permiso tierras de Itaipú desde hace 23 años, también da a entender que será blanqueado.

ANTECEDENTES. Durante la administración del entonces director paraguayo Víctor Bernal y el brasileño João Cabral, la Itaipú firmó en el año 2006 un contrato de comodato por 15 años, donde cedió dos fracciones de la poligonal envolvente a la empresa Tesa SA, cuyo gerente general firmante fue Horacio Capurro.

Una de las fracciones es de 5.531 metros cuadrados y la otra de 18.638, y el contrato establece en su cláusula primera que será destinado “única y exclusivamente para el acceso hasta el lago”, lo cual vuelve a ser subrayado en la cláusula tercera.

La cláusula cuarta compromete a la empresa a realizar reforestación en el área, y la quinta vuelve a advertir que no puede realizar mejoras, es decir, construir en el lugar, sin la autorización de Itaipú.

Desde el 2008, abogados de la Itaipú corroboraron, mediante intervenciones, que la empresa violó el contrato al construir un quincho, canchas de vóley, parque, playa, muelle, entre otras instalaciones, además de ocupar otras zonas no cedidas y hasta montar un puerto, según los registros de la propia binacional.

El entonces representante legal de Itaipú Augusto Gernhoffer indicó que la empresa debía ajustarse a lo que establecía el contrato y desmontar sus instalaciones. El ex director del Departamento de Patrimonio de la Dirección Jurídica de Itaipú Rodolfo Giménez Abraham también señaló a ÚH que en su tiempo le tocó dictaminar contra dicha empresa.

Sin embargo, hasta la fecha, este condominio privado de lujo sigue violando el contrato firmado con Itaipú, que de por sí también es cuestionable, ya que la Ley 752/79, que expropió dichas tierras, establece en su artículo séptimo que los bosques de la poligonal envolvente serán de conservación permanente.

El informe actual de Itaipú, además de blanquear al condominio, señala que realiza reforestación en el área, pero según otro informe, en esta parte de la franja hay tres lotes de reforestación a cargo del programa “Itaipú Preserva”, que prestó USD 11,5 millones del Banco Continental.


Los narcosojales de itaipú: negociado y destierro binacional (LVIII)

Dejá tu comentario