País

Ineficacia y exigencias traban obras para mitigar caudalosos raudales

A más de tres años de gestión, la administración del intendente Mario Ferreiro no cierra licitación de desagües. Exigencias de la Junta dilatan proyecto para atenuar inundaciones en cuenca de Itay.

A pesar de los efectos devastadores que tuvo para Asunción la violenta precipitación de 70 milímetros que cayó el pasado viernes 10, aquellos proyectos u obras que son prioritarios para mitigar los caudalosos raudales que se forman por falta de desagües pluviales siguen sin ningún tipo de resolución.

Uno de ellos se refiere al Plan de atenuación de las inundaciones que se producen en la cuenca del arroyo Itay, que afecta además de la capital a los municipios de Limpio y Mariano Roque Alonso.

El convenio firmado con el MOPC para posibilitar su construcción ya cuenta con visto bueno de la Intendencia encabezada por el jefe comunal Mario Ferreiro, pero precisa de homologación de la Junta Municipal, pero la exigencia de los ediles de acercar la lista de conexiones cloacales que descargan en ese curso hídrico, dilata su aprobación e inicio de los trabajos.

El jefe de Inspección de Obras de la Comuna de Roque Alonso, Lucas Maldonado, indicó que solo en el caso de su municipio hay más de 500 familias de cinco barrios afectadas a esta situación; en tanto que el intendente limpeño, Carlos Palacio, deslizó que similar panorama se tiene en cinco zonas de esa ciudad.

La arquitecta Lilian Escobar, coordinadora de Control de Cursos Hídricos y de sistemas de desagüe pluvial a nivel país de la referida secretaría de Estado, advirtió que hace dos años se está reteniendo el presupuesto para este proyecto y que si el mismo no se define en meses más, los recursos serían destinados a otros planes, también de suma importancia.

El arquitecto Jorge Pussineri, consultor del MOPC, indicó que solicitarán a Essap esos datos por la corporación asuncena y que ello llevará un tiempo para su presentación.

LICITACIÓN. La necesidad de incrementar la cobertura en desagües pluviales en la capital del país también soporta situaciones que traban la materialización de las obras.

La intención de la administración comunal actual de abarcar siete cuencas, con una inversión de USD 90 millones fue frenada por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), que indicó que la institución municipal no tiene capacidad financiera para asumir ese compromiso.

Ante ese dictamen, se volvió a replantear el proceso licitario, reduciendo a solo tres cuencas y a una inversión de G. 20.000 millones las construcciones para canalizar aguas de lluvias, las cuales según indicó el director de Administración y Finanzas de la Comuna capitalina, Rolando Alvarenga, arrancarían entre agosto y setiembre próximos.

A tres años y medio del inicio de gestión municipal no se logró concretar ninguna obra de envergadura que combata la aparición de raudales en avenidas y calles de la ciudad. Concejales como Álvaro Grau, Orlando Fiorotto y Javier Pintos denunciaron que hay 0% de ejecución en desagües pese a tener G. 30.152 millones de disponibilidad, según lo que figura en el informe del segundo cuatrimestre del 2018.

Esto fue desmentido por el edil Rodrigo Buongermini, quien dijo que se compró una retroexcavadora y oruga para limpieza de canales y se invirtieron G. 4.200 millones en el desagüe de la zona de Caracolito para acabar con las inundaciones en parte de Republicano, Roberto L. Petit y Bañado Sur.

Dejá tu comentario