Mundo

Impuesto a gigantes de internet, prioridad en G20

 

Los principales ministros de Finanzas de los países del G20, reunidos este fin de semana en Japón, coinciden en la urgencia de reformar el impuesto a los gigantes de internet (GAFA), aunque difieren en la forma de hacerlo.

El G20 encargó a la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos (OCDE) establecer un sistema global de tasas para las grandes compañías de internet, las llamadas GAFA (acrónimo de Google, Amazon, Facebook y Apple), que suelen ser criticadas por sus prácticas de optimización fiscal.

“¡Tenemos que darnos prisa!”, advirtió el ministro francés Bruno Le Maire en una conferencia sobre la fiscalidad internacional, antes del inicio oficial del G20 en Fukuoka, en el suroeste de Japón.

“La realidad es que la digitalización de la economía y las grandes empresas digitales ganan considerables beneficios gracias a la valorización de sus datos“, aunque pagan sus impuestos en países con tasas más favorables, explicó el ministro después a la AFP.

Los ciudadanos perciben el sistema actual “como una gran injusticia“, estimó por su parte el ministro británico de Finanzas, Philip Hammond.

La idea es gravar a las multinacionales de internet, no en aquellos países en los que tienen oficinas y presencia física, si no en el lugar donde registran sus beneficios.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, se felicitó de los “avances significativos“, tras la adopción la semana pasada por parte de 129 países de una hoja de ruta que abría el camino a un acuerdo “de aquí a 2020”.

Sin embargo, hay fuertes divergencias sobre los métodos de aplicación.

Aunque admitió la urgencia del tema, el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, afirmó que se trata de “cuestiones complicadas“, y no se debe “discriminar” el sector tecnológico.

Mnuchin expresó su desacuerdo respecto a la decisión de Francia y Reino Unido de gravar de forma unilateral a los GAFA sobre sus ingresos.

Estas dos iniciativas “preocupan” a Estados Unidos, aseguró, pero París y Londres “tienen el mérito de haberlas propuesto, en el sentido de que han generado una urgencia” y un “estímulo” para abordar el problema.

Dejá tu comentario